Gonorrea

“…Una enfermedad que se vuelve insulto y un insulto se vuelve persona que se vuelve enfermedad que no solamente insulta sino que mata”.

Aquiles Pinto Flores


Este articulo se publicó originalmente en recuerdo de Jaime Garzón Forero

 


Gonorrea

El finado Jaime Garzón supo resumirlo de manera brillante:

“Este país se escandaliza porque uno dice hijueputa en TV, pero no se escandaliza cuando hay niños limpiando vidrios y pidiendo limosna. Eso sí no, eso es folclor”.

Y me trasladó a un tiempo cuando visitaba a los gamines; niños que huían de la violencia en sus casas para enfrentar la violencia de las calles y terminar olvidados por la sociedad, los sociólogos y las campañas políticas. Por las noches, con mi amigo Cástor solíamos visitarlos en sus escondites: sitios oscuros, tenebrosos, sucios, peligrosos donde la policía jamás se asomaría. A veces allí los encontraba comiendo pollo asado con sus manos llenas de mugre, a veces chupando pegante del frasco en la manga del buzo. Pero nos conocían y nos recibían mostrándonos sus heridas incurridas en robos callejeros para que le aplicáramos agua oxigenada que ardía ‘matando la infección’ y de paso limpiar la piel sin duchar por semanas. Luego de cubrirla con gasa, crema antibiótica y esparadrapo, la única manera de mostrarles mi afecto era regalarles suficientes curitas para esta o futuras heridas.

Un muchacho nuevo de unos 15 años, quizás al ver la Cruz Roja estampada en mi pecho, tímidamente se acercó y me pidió hablar en privado. Lo seguí y cuando estuvimos solos en un parqueadero vallado, escarbó su bragueta y sacó el pene del cual exprimió una gota de pus.

“¿Duele?”, le pregunté.

“Arde. Cuando orino siento que me quema”.

“Es gonorrea” dije de manera factual recordando del libro de medicina. “Te voy a poner una inyección pero va a doler un poco”.

“Sí, ya me dijeron. Es la primera vez que me infecto”.

De mi morral saqué la jeringa metálica y cargué uno a uno los 4 cartuchos de Penicilina G que inyecté en 4 sitios diferentes de sus nalgas mientras él agarraba estoicamente la valla como siendo requisado por un policía.

Al final indagué por la otra persona infectada:

“¿Quién te la pasó?”

“¡Una gonorrea!” dijo alargando el sonido de cada sílaba.

“¿Sabes que ella también necesita tratamiento?”, le dije.

“Sí, padrecito, no se preocupe, que de eso yo me encargo” y se llevó la mano al cuello sin terminar su gesto.

En mi conmoción de ver tanto sufrimiento en las calles, pensé inocentemente que eso era lo peor que sucedía en mi Colombia. Pero no, cuán equivocado estaba. No sabía que por cada gamín inocente que deambulaba por las calles, miles de campesinos huían amedrentados de sus campos por paramilitares o guerrilleros que expulsaban familias enteras a tugurios citadinos. El país se mecía al vaivén de masacres, atentados, riñas entre carteles, carros-bomba, víctimas de bombas quiebrapatas, hospitales cerrados, maestros en huelga, empresas públicas privatizadas, programas sociales sin presupuesto y más fuerza militar. Siempre más fuerza militar. Colombia se desangraba.

Por las calles deambulan no solo el gamín que roba por hambre y el “desechable” que recicla basura sino también ejércitos de sicarios al servicio de mafias que con solo mover un dedo exterminan a un ministro, un candidato, todo un partido político. Y así los nuevos ricos de la coca se alternan el poder con los viejos ricos de las industrias, dictan las leyes al Congreso y borran del mapa a quien más les incomoda.

Por eso cuando José Gabriel preguntó a Garzón por qué maldecía tanto y éste respondió con su frase, ya era demasiado tarde, porque cualquier ‘gonorrea’ pudo haberlo asesinado.

 

®Pompilio Martínez

 

 

Anuncios

Deja un comentario - Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s