Avatar

avatar2Siendo 2013 supongo que ya vieron la película AVATAR del director James Cameron, el mismo de Terminator. AVATAR es una película muy importante por su mensaje político y la manera tan bella de representarlo. Ya otros blogs y articulos han identificado el principal mensaje de esta película que se convertirá en clásica. Se trata de la lucha milenaria de Caín y Abel pero con la diferencia que esta vez, al menos en ficción, Abel gana. También es interesante cómo lo hace.

El libreto es más o menos típico: Una cultura ‘superior’ que gracias al benemérito crecimiento económico toma y usurpa los recursos de una cultura ‘primitiva’. Debajo de donde viven los aborígenes ‘salvajes’ se asientan ricos yacimientos de el Unobtainum, un mineral precioso, muy codiciado por su propiedad de levitar.

Los hechos suceden en el año 2.154 cuando los Caínes humanos se han asentado con bases militares en el planeta Pandora, una luna que gira en la órbita de un gigantesco planeta gaseoso. Las víctimas o los Abeles de esta historia son los habitantes de Pandora; los Na’vi que se caracterizan por ser unos esbeltos humanoides de ojos grandes, cola de mono, orejas puntiagudas y piel azulosa que camufla en la selva bioluminiscente. Al igual que cualquier tribu aborigen, los Na’vi viven ‘primitivamente’ es decir, cazan, pescan y recolectan frutos. Así pues, tenemos el libreto clásico: una cultura ‘superior’ en expansión que usurpa los recursos de otra y en el proceso trata de aniquilarla saciando temporalmente sus ansias irrefrenables de crecimiento económico.

La guerra está casada. Primero se intenta la vía diplomática, una evangelización al mejor estilo de ciencia ficción y de ahí el título de la película: Avatar. Se trata de un misionero y mercernario humano que se camufla en cuerpo de humanoide para infiltrarse entre los Na’vi pero resulta enamorándose de Pandora. Su misión es utilizar el catecismo y la cristianización que fracasan como siempre han fracasado a través de la historia: los primitivos se niegan a adoptar la vida ‘civilizada’. ¿Por qué habrían de renunciar a su vida holgada, variada y siempre abundante? ¿Por un empleo aburrido y mal pago en una empresa a punto de sucumbir en la recesión económica? ¿O por una vida monótona cuyo trabajo honesto y bien hecho es insuficiente frente a la continua presión por conquistar nuevos mercados? ¿O por una caja de cerveza como dice Jake Sully el protagonista? Pues el choque militar sucede como se esperaba; los Caínes disparan sus armas poderosas: gases lacrimógenos para dispersar la muchedumbre, helicópteros con lanzallamas que tuestan las bases del Hogar Árbol en cuyo subsuelo yace el Unobtainum, y por supuesto los misiles que finalmente tumban al emblemático Árbol.

Los nativos huyen despavoridos ante semejante despliege de fuerza, protegen sus vidas, se recogen, buscan un momento de paz, oran, se inspiran y un líder surge entre las filas. Y sucede algo insólito, algo raro en nuestro medio: sin vacilación y unánimemente forman un movimiento social, se vuelven activistas, se politizan, se unen alrededor de una causa, forman un ejército. No se quedan viendo TV o mirando partidos o reinados y haciendo ‘me gusta’ en el ultimo chiste en Facebook. No, utilizan un órgano que poseen, el equivalente a nuestros cinco sentidos bien utilizados. Se trata de unos pelillos móviles al extremo de su cabellera cual cola de caballo que todos los humanoides poseen y que les permite comunicarse con cualquier ser vivo de su entorno.

pelillos2Y esto es precisamente lo que tiene fascinada a la científica Grace Augustine: la interconectividad, la capacidad de todos los seres del Planeta Pandora para comunicarse entre sí y formar una única red, un todo coherente, una unidad, un mismo organismo: Eywa, como la llaman en Pandora, su Diosa en la mejor concepción panteísta. No se trata de los humanos que doblegaron la naturaleza y la tienen postrada a sus pies. No. Se trata de ellos junto con la naturaleza formando una unidad simbiótica. Y gracias a esa conectividad, los humanoides convocan las fuerzas para contrarrestar al poderío militar de los Caínes humanos. Convocan a otros clanes humanoides, a los dinosaurios voladores, a los perros salvajes, a los rinocerontes martillo, a los caballos con prosbócis de oso hormiguero. Forman una fuerza poderosa, invencible.

Y ya el desenlace depende del balance de fuerzas. En ese punto habría que citar a Gandhi: ¿Por qué millones de hindúes van a fracasar frente a un millar de británicos? Pues el resto es historia porque cuando se unen millones en un mismo propósito, al unísono, con un mismo objetivo, el éxito es el único desenlace. “El pueblo unido jamás será vencido” gritan las arengas sindicalistas, e igual amplifican los megáfonos gringos “Ain’t no power like the power of the people ‘cause the power of the people won’t stop, say what?”.

 

 

Articulo 1

Articulo 2

Articulo 3

Articulo 4

Articulo 5

Anuncios

Deja un comentario - Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s