Título del libro: ISMAEL. Autor: Daniel Quinn (Parte 3 de 3)

Ya miramos como Ismael nos explica la lucha milenaria entre Dejadores y Tomadores, y como otras generaciones nos advierten acerca de tal rivalidad a través de la historia de Caín y Abel.  El otro plato fuerte de la lectura de Ismael es la interpretación de la historia del Pecado Original. Para entenderla mejor conviene leer el artículo acerca del crecimiento bacteriano y el colapso de los renos en la isla de San Mateo ambos disponibles en este blog.

Ambos artículos describen cuando se introduce un depredador a un ecosistema y se mantiene en la cima del mismo sin ser neutralizado. El comienzo lento y dulce gracias a la prosperidad del crecimiento exponencial pronto se torna agrio porque ya a los pocos ciclos ya se vislumbra el ocaso que culmina con el colapso del ecosistema. Sin ir más lejos por favor obsérvelo en este corto video.

Como puedes apreciar, crecer infinitamente es un imposible que solo un personaje llamado Dios puede lograr. Y no estoy diciendo que de hecho así lo sea pero todas las culturas reservan el nombre de Dios para aquel Ser que puede realizar actos vedados a las criaturas mortales. En otras palabras, si intentas crecer infinitamente en medio finito estás cometiendo un pecado: 1-Es un imposible y 2-Estás pretendiendo ser ser algo que no eres, y peor si te crees Dios porque las ofensas contra este último tienen nombre propio: el Pecado Original.  Pues bien, se supone que eso hicieron Adán y Eva al comer del Fruto Prohibido: creer que eran Dios y realizar acciones vedadas como crecer infinitamente en medio finito. Obviamente, fallaron y fueron expulsadas del Paraíso o sea aquel sitio ficticio donde se supone que hasta lo imposible puede suceder. No es un gran castigo si se tiene en cuenta que tal sitio no existe sin embargo el punto es que si intentas crecer exponencialmente producirás el colapso del medio que sustenta tu vida o sea recibes una maldición de por vida.

Las especies que ocupan la cima de un ecosistema (depredadores) son las que conocen los deleites y sinsabores del Pecado Original (intentar crecer infinitamente en un medio limitado). El colapso es el único desenlace, a menos que el depredador deje de serlo u otra especie interfiera con su crecimiento. Hasta donde sé ninguna especie detiene su propio crecimiento voluntariamente y por tanto todas las especies son culpables del Pecado Original. Lo que sí se sabe es que hay especies que pueden limitar la rapacidad del depredador y sus buenos oficios pueden mejorar la viabilidad del ecosistema. Hasta el momento los humanos hemos sido por excelencia los depredadores del planeta Tierra; ni el SIDA pudo con nosotros. Nuestro ecosistema está colapsando y nuestra existencia al igual que la de miles de especies está mortalmente amenazada, nadie está limitando nuestra rapacidad y si queremos sobrevivir en la Tierra debemos frenar nuestro propio crecimiento, entonces la única opción será que un grupo de nosotros limite el crecimiento de otros lo cual será un situación de ‘perro que come perro’. Obviamente las cosas no se dicen tan explícitamente, se utilizan términos más neutrales como Agenda 21 y Desarrollo Sostenible pero no creas que va a ser democrática, justa o participativa. De hecho, será sangrienta, asesina, y voraz. A Colombia ya llegó como una de las muchas estrategias del Nuevo Orden Mundial pero de eso hablaremos luego.

Anuncios

5 thoughts on “Título del libro: ISMAEL. Autor: Daniel Quinn (Parte 3 de 3)

Deja un comentario - Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s