Título del libro: ISMAEL. Autor: Daniel Quinn (Parte 1 de 3)

ishmaelQIsmael es el nombre del gorila experto en ‘cautividad’ pues toda su vida ha vivido enjaulado, primero en el zoológico, luego en la mansión privada de su benefactor y luego aquí y allá. Y como experto en la insólita materia de la ‘cautividad’, Ismael tiene mucho por enseñarnos a quienes vivimos ‘cautivos’ de la vida de ‘los Tomadores’. Pero no me refiero a los tomadores de cerveza ni a los tomatrago, y mucho menos a los tomadores de pelo. Sino a quienes toman, quitan, consumen, extraen, usurpan, roban, violan, matan y quedan con ganas de volver por más. Estos calificativos parecieran aplicarse a alguna plaga maldita invasora y por lo demás foránea pero en efecto esa plaga somos nosotros mismos gracias a nuestra cultura siempre expansiva, consumidora, marginalizante y tácitamente, sin límites. Eso es precisamente lo que el profesor-gorila nos hace ver en este maravilloso libro, nos muestra como nosotros, cual depredador en la cima de la cadena alimenticia, nos hemos creído que podemos acabar con el ecosistema sin darnos cuenta que nuestra supervivencia depende de él.

dejadores

Ismael nos muestra que la lucha entre Tomadores y Dejadores es milenaria y continúa hasta nuestros días. La humanidad desde sus comienzos en el África hace 1 millón de años venía siendo una cultura Dejadora que al igual que otras especies de vida nómada como cazadores, recolectores y pescadores. Los Dejadores se caracterizan por tomar lo necesario para su supervivencia y ‘dejar’ al resto de naturaleza intacta a medida que se trasladan a nuevas tierras donde encontrarán recursos nuevos. Así el estilo de vida de los Dejadores es el más ancestral, milenario, ecológicamente sostenible y hasta primitivo … hasta que surge una mutación: el descubrimiento de la agricultura.

crecientefertil

El descubrimiento de la agricultura. El clima en el planeta Tierra venía siendo demarcado por periodos largos de frío (las glaciaciones) y por lo tanto el clima no era lo suficientemente estable y tibio para hacer viable la agricultura. Pero al final del Pleistoceno y comienzos del Holoceno hace 12.000 – 10.000 años las temperaturas se volvieron más estables y cálidas y por lo tanto varios grupos humanos lograron con éxito que sus semillas germinaran. Allí surge el modo de vida de los Tomadores, pues debido a sus primeras cosechas crecidas localmente, les hizo innecesario migrar y pudieron sobrevivir de una vida sedentaria. Todo esto comenzó en la Creciente Fértil, una región en la Mesopotamia del Oriente Medio, de tierras ricas y fértiles que se extendían desde los valles del Tigris y Éufrates, pasando por la Tierra Santa hasta el delta del Nilo. Y surgió un círculo vicioso imparable: la agricultura responsable del auge y explosión poblacional de las culturas sedentarias, hizo que conquistaran tierras adyacentes para alimentar a sus muchos hijos mediante la subyugación, destierro o eliminación de los pastoralistas, cazadores, recolectores y pescadores. Y las tierras otrora ocupadas por Dejadores fueron utilizadas para alimentar a la población sedentaria mediante la agricultura en continuo crecimiento.

Entonces he aquí la historia de los hermanos Caín y Abel. Abel, el primitivo pastoralista que migra con sus rebaños en busca de pasto fresco es desplazado por su hermano Caín, el agricultor, que al crecer su cosecha localmente puede prosperar y expandirse con su familia a expensas de las tierras transitoriamente ocupadas por Abel. Por eso que Dios prefirió la ofrenda de Abel, el Dejador que por ser primitivo demora mucho más en colapsar el ecosistema. No fue cuestión de celos o de tener preferidos, ¿Por qué un Dios justo habría de tener preferidos y pasar por injusto basado en arbitrariedades?. No. La razón es simple. La ofrenda de Caín no es bienvenida porque al querer hacerla, debe crecer y expandirse, debe matar a Abel, debe tomar sus tierras, para que se repita el ciclo con sus hijos, quienes terminarán por colapsar, así como las bacterias en el caldo de cultivo, los renos en la isla de San Mateo, las langostas del desierto y los humanos en la Isla de Pascua. –

Así, los hijos de los Tomadores cada vez más numerosos deben ‘tomar’ las tierras de los Dejadores y así el ciclo se repite por el mundo hasta nuestros días, incluyendo por supuesto nuestra querida Colombia. De hecho amigo lector, a menos que usted pertenezca a los Awá, Embera, Wayú, Kogi o cualquier otro grupo aborigen, usted es…, amigo lector, amigo, querido amigo, sin ofender, usted es…, nada personal, con todo respeto, usted es Tomador. Reconózcalo.   Continuaremos en la segunda parte.

ThEnemyIsUs

Anuncios

2 respuestas a “Título del libro: ISMAEL. Autor: Daniel Quinn (Parte 1 de 3)

Deja un comentario - Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s