Emigraciones y Retorno: una propuesta.

rotationsign copyAquí presento una idea que tuve al conocer el padecimiento de los migrantes que abordan el Tren de la Muerte. Es una idea que cualquier político puede aprovechar pero quiero que sea liderada e implementada por los futuros y actuales Representantes de los Colombianos en el Exterior ante el Congreso de la República. Quizás no sea descabellado aspirar a que esta propuesta se convierta en la bandera de la actividad legislativa de estos congresistas y la bancada de colombianos en el exterior.

Esta propuesta se basa en una idea muy simple: que la gente vaya con los recursos. Si estos salen a través de exportaciones, entonces la gente debe  acompañarlos. Si al país llegan recursos  a través de importaciones,  entonces los colombianos que quieran retornar deben hacerlo bajo condiciones favorables. Como la principal dificultad es dinero propongo un impuesto a las exportaciones e importaciones, respectivamente,  que será destinado para la emigración y retorno de colombianos, además contando con que los países importadores de recursos creen un marco jurídico que permita la inmigración de colombianos e igualmente en Colombia se establezca un fondo para retornar de manera viable a los colombianos que deseen regresar y establecerse de nuevo en su país.

juanvaldez2
Actualmente Juan Valdez manda el burro con el café a los EE.UU. y como el café se vende a precio de competencia de mercado pues la plata no le alcanza y luego de trabajar en el rebusque decide irse a Gringolandia a ver si puede recoger el burro y ganarse unos dolaretes. Si finalmente le dan la visa luego de 5 intentos haciendo largas colas y gastando miles de pesos en la Embajada Americana se va de turista a la “United States’; de lo contrario tiene que meterse por ‘el hueco’, nadar el Rio Grande, o ir de polizón en un barco. Si prolonga su estadía lo tildan de ‘ilegal’ y si rehúsa a regresarse lo deportan como perro y de paso le confiscan el burro porque según los términos del TLC no es permitido importar burros (ya hay demasiados en Colombia). – La presente propuesta consiste en que Juan Valdez vaya legalmente con el burro y su café y goce de los beneficios que implica mover recursos de un país a otro, y también regresar con burro y todo.

Hagamos un balance de la tragedia humana que lleva a emigrantes y retornados a desplazarse y demostremos por qué hacer que la gente vaya con los recursos es la mejor idea.

Emigración. Muchos colombianos hemos salido de nuestra patria para buscar oportunidades laborales o educativas, mejorar del estándar de vida, huir de amenazas o atentados contra la vida, reunirnos con seres queridos y otras tantas razones. Para muchos obtener los visajes necesarios se ha convertido en un suplicio  pero para la mayoría la única opción es ingresar clandestinamente por tierra, avión o barco a muchos países, asumir una condición de indocumentado cuyos costos de deportación o recuperación de la legalidad pueden ser un imposible que conlleva a convertirse en ‘paria’. El precio puede medirse en dinero o pérdida de bienes, exposición a abusos de toda índole, ruptura familiar si un ser querido es deportado, pérdida de una pierna o un brazo como sucede en quienes abordan El Tren de la Muerte y hasta la muerte misma.  El costo es enorme.

Comparado con esta emigración trágica que ha inspirado a escritores, periodistas, cineastas, cantantes, activistas políticos, y que ha afectado a millones de vidas está el relativo silencio con que salen los recursos agrícolas y mineros de nuestros países.  Por ejemplo en el documental El Tren de la Muerte el cual me parece muy bueno y aconsejo mirar, ni siquiera se mencionan los cargamentos de los trenes. Igual sucede con muchos artículos periodísticos que simplemente se refieren a los trenes como ‘trenes de carga’ o en inglés ‘freight trains’ y el nombre de la empresa o empresas de transporte tampoco aparece. Da la sensación que a nadie le importa la sangre que sale a borbotones pues toda la atención se concentra en el drama humano que le acompaña.

Esta breve propuesta consiste en ligar la emigración o ‘exportación de recursos humanos’ proporcionalmente a la cuantía de los recursos mineros o agropecuarios que salen del país. Sabemos que la gente consume recursos (alimento, agua, energía, transporte, vivienda, vestido, etc) y por lo tanto si estos abandonan el país también deberán acompañarse de gente. Si un país valora los alimentos y materias primas colombianas, también debe dar cabida a su gente. Por el contrario, si colombianos no somos deseados, dicho país debe reducir su crecimiento económico y hacerlo proporcional al número o tipo de gente que desee tener. Ser complaciente con el comercio actual que permite que los recursos valiosos salgan de la nación a precio de ganga mientras su población debe repartirse la pobreza restante es propender por la desigualdad e inestabilidad social y por tanto no sorprende que tengamos tanta miseria, crimen y desesperanza.

No corresponde a esta corta propuesta aportar los datos de las exportaciones colombianas y determinar su proporcionalidad con respecto a la emigración de colombianos. Sin embargo esta información es bastante importante y deberá sustentarse fuertemente por parte de los congresistas. Este corto ensayo solo puntualiza el vacío legislativo. Específicamente propongo 2 principales cambios:

  1. Dineros. Crear un impuesto a las exportaciones de tal manera que los recursos recaudados puedan destinarse para reubicar a colombianos en los países importadores. Esto encarecerá las exportaciones pero ese un precio justo que los países importadores deben pagar si quieren gozar de los productos colombianos. Hasta ahora hemos aceptado que los recursos que sustentan la vida vayan sin gente pero ya es hora de obligar a que los recursos vayan unidos a la gente.
  2. Marco jurídico en los países importadores de recursos colombianos. Los países que codician los recursos renovables y no-renovables de Colombia deben adecuar sus leyes migratorias para acomodar a la gente que va con las exportaciones. Se debe empezar por establecer una legislación retroactiva que otorgue status de legalidad a los miles de colombianos indocumentados por todo el mundo de acuerdo a los recursos agrícolas y mineros que hasta la fecha han salido sin la debida cuota de gente. Se deberán otorgar visas, cursos de idiomas y entrenamiento profesional, al igual que facilidades para vivienda y ubicación laboral. Actualmente aceptamos por ejemplo que la libra de bananos colombianos se venda a 70 centavos de dólar en EE.UU.  mientras los cultivadores y trabajadores del banano en Colombia reciben un misero sueldo y si hace huelga para mejorar su ingreso en unos pocos pesos son amenazados y asesinados por grupos paramilitares pagados por las mismas empresas bananeras.

Retorno productivo.

Revisemos la otra cara de la moneda, es decir el retorno de colombianos del exterior:

Inmigración o retorno de colombianos. Muchos colombianos que han vivido en el exterior durante sus años más productivos quieren regresar a su país y desde sus profesiones todavía tienen mucho por aportar a la Patria. Inclusive aquellos que aún siendo jóvenes y sin poseer un cartón universitario han aprendido oficios, artes, destrezas y habilidades que pueden redundar en el beneficio para Colombia, deben gozar de prioridad. Sin embargo las condiciones de su regreso han sido precarias por la poca inversión social de Colombia en educación, ciencias, artes, salud, etc, aunado a la reinante situación de desigualdad política que pone en la mira de muerte y persecución a periodistas, intelectuales  o militantes de la izquierda colombiana, además de las mentiras, corrupción y desorganización del estado colombiano que tergiversa las políticas de retorno o simplemente no las implementa. Para mayor información sobre este último punto visitar la página de Facebook: http://www.facebook.com/retornandoacolombia

Bajo las condiciones de los Tratados de Libre Comercio (TLC) firmados con Estados Unidos, Corea, Canadá, y la Unión Europea para citar los más nombrados, se prevee que además de las exportaciones colombianas, van a importarse mercancías, maquinaría, tecnología, insumos, materias primas, etc cuya cuantía es demostrable. Igualmente muchas compañías extrajeras abrirán negocios en Colombia dejando sin empleos a millones de colombianos. Al igual que arriba, no corresponde a esta propuesta puntualizar la cuantía de dichos recursos pues esas cifras deben estar disponibles para los legisladores y el público en general y deberán desglosarse en un proyecto de ley. El punto es que unos recursos van a ingresar al país a causa del comercio internacional deben ser acompañados de  ‘recursos humanos’.  La prioridad para la movilidad de los ‘recursos humanos’ deberán gozarla los colombianos aunque de inmediato se intuye que una cuota de extranjeros pueda incluirse pero su porcentaje deberá ser motivo de debate a la luz de los montos de importaciones.

Una aclaración importante: esta propuesta no busca cambiar los Tratados de Libre Comercio que aunque sí sería deseable hacerlo, se prevee muchísima resistencia por parte de las naciones firmantes. Aquí lo que se propone es adecuar las leyes migratorias de acuerdo a la movilidad de recursos y capitales y asignar fondos basados en gravámenes a los montos de importaciones y exportaciones. Por lo contrario, separar a los humanos de los recursos que garantizan su bienestar es comulgar con la ley del embudo:  poblaciones ricas que aumentan su crecimiento con los recursos mineros y agrícolas de poblaciones paupérrimas mientras estas deben repartirse la pobreza reinante y tratar de emigrar bajo condiciones onerosas.

Esta es en esencia la propuesta aunque me gustaría que los lectores agregaran más detalles para hacerla más descriptiva, tangible y sólida; y a la vez espero que todos nos contagiemos de la prosperidad que debe surgir al implementar esta propuesta. Si los países del Norte buscan asir los recursos del Sur sin pagar un precio por el bienestar de sus poblaciones deberán reducir su crecimiento económico acorde con los recursos disponibles en sus propios países. Tomar recursos en exceso sin otorgar bienestar a las poblaciones de donde tales recursos provienen es comulgar con una agenda de guerra.

Esta propuesta puede tildarse de propender por ‘la globalización’. Al respecto diré que la integración de naciones gracias al avance tecnológico, crecimiento poblacional y otros factores es una realidad inevitable y al menos desde el punto de vista cultural y científico es deseable. Lo que propendemos en esta propuesta es que el flujo de capitales, recursos renovables y no-renovables vayan acompañados de una cuota de ‘recursos humanos’ para evitar caer en el absurdo de poblaciones con ‘muchos humanos sin recursos’ por un lado, y ‘pocos humanos con exceso de recursos’ por el otro. Debemos propender por una proporcionalidad de tal manera que aquellos países que deseen crecer rápidamente compartan su prosperidad con las naciones de quienes la derivan, si por el contrario, no desean compartir su prosperidad entonces deberán restringir su crecimiento económico de acuerdo a la disponibilidad de recursos en sus propias tierras.

Otro defecto que se le puede encontrar a esta propuesta es favorecer las Locomotoras de Santos las cuales son una realidad nacional.  Si estas son inconvenientes para el país, el problema no es de la propuesta sino de las locomotoras.

Espero que los nuevos representantes de los colombianos en el exterior Ana Paola Agudelo y Jaime Buenahora acusen recibo de esta propuesta y comiencen a internalizar la esencia de la misma. Agradezco sus comentarios y no olvides compartir el enlace:  es un acto de amor. Muchas gracias.

©Pompilio Martínez.

(Esta propuesta puede ser modificada y mejorada pero agradezco que mi blog sea citado como fuente original de la misma. Principalmente espero que se implemente).

Anuncios

6 thoughts on “Emigraciones y Retorno: una propuesta.

  1. Estas iniciativas las publicamos orgullosamente en nuestra Pag. y resaltamos la dedicación de nuestro Compañero Pompilio Martinez, quien busca siempre crear conciencia de que la mejor forma de mejorar el futuro de nuestro Pueblo, es mediante el aporte de ideas donde el factor humano prime por encima de todo.

    He leído con detenimiento el contenido de la propuesta, y me parece estupenda. Sin embargo, y con el respeto de su autor, me voy a permitir agregar algo:

    Con los TLC que vienen siendo moda desde hace algunos años hacia acá, es claro que con el tiempo todos los Países con los que ya tenemos esos acuerdos y con otros que seguramente los vamos a tener, deben eliminar la restricción de visados para nuestros conciudadanos. Sin embargo la emigración e inmigración debe seguir siendo regulada y controlada, para disgusto de muchos, pero bienestar de TODOS.

    La salida de colombianos a otros Países podríamos dividirla en dos grupos: Los que se van por falta de oportunidades en el nuestro, y los que se van ambicionando tener mas de lo que les puede brindar éste. Por supuesto también esta el grupo de quienes por otras circunstancias se han visto obligados, o los han obligado a marcharse. Asi mismo, el retorno lo podremos dividir entre los que después de muchos años de estar fuera, desean regresar por que ven, o los “ilusionan” con que ya existen las oportunidades necesarias para establecerse nuevamente en su tierra natal, y los que habiendo conseguido lo que se fueron a buscar, regresan sin importarles lo primero.

    En estos términos, es claro que no todos los que retornan requieren de ayudas o subvenciones Estatales para radicarse nuevamente en nuestro País, y por ende debe existir también un control que evite la entrega de estas ayudas o incentivos a quienes no las necesitan, o a los “vivillos” que regresan, montan su negocio, lo venden, alquilan o dejan al cuidado de un allegado y vuelven a marcharse al exterior.

    Crear un impuesto especial a las importaciones y exportaciones exclusivamente para la Población Retornada, me parece que nos pondríamos frente a una “desigualdad” de oportunidades y condiciones para con nuestros demás compatriotas que han residido por siempre en nuestro País. Al fin y al cabo, lo que se exporta ha sido producto de su mano de obra, y lo que se importa será manejado por quienes estén allí.

    La creación de ese impuesto me parece razonable, pero que vaya a un Fondo existente para la subvención, o financiación condonable de Proyectos empresariales a emprendedores.

    En Colombia, y con derecho a equivocarme, existe un solo Fondo con ese fin, y es precisamente el Fondo Emprender, administrado por el SENA, el cual incluye un Capital Semilla para estos objetivos, y creado mediante la Ley 789 del 2002, que aunque su reglamento es bastante discriminatorio, con voluntad política podría reformarse, al igual que el Art. 40 de la mencionada Ley, que es el que dispone los requisitos que deben reunir quienes aspiren a esos beneficios.

    Lo anterior, es refiriéndome obviamente al “Retorno Productivo”, que es al que mas se están acogiendo actualmente quienes desean regresar a Colombia, y el que requiere de mayor capital para que funcione con eficacia y éxito. Además, porque es un tema que llevo manejando desde hace algunos años, y lo he investigado muy profundamente.

    Si mediante ese impuesto se logra aumentar considerablemente el Capital Semilla del Fondo Emprender, no solamente aumentaría el otorgamiento de créditos para los nacionales residenciados permanentemente en nuestro País, sino que fácilmente este mismo Fondo podría crear una Convocatoria abierta y con inyección presupuestaria permanente para que en la medida en que nuestros connacionales retornen, y previo estudio de sus necesidades reales, y bajo compromisos vigilados se les pueda otorgar financiación condonable para sus Planes de negocios.

    Espero haber aportado un granito a la Gran idea de nuestro Compañero Pompilio, al igual que invito a nuestros Compatriotas a enriquecerla con sus sugerencias u observaciones. (Ricardo Marin Rodriguez)

  2. Estimado Ricardo Marín Rodríguez, te agradezco la respuesta tan acertada y llena de sugerencias y puntos para mejorar. Tu aporte es enorme pues esta idea está bastante prematura y hasta ahora estoy tratando de hacérsela llegar a los nuevos Representantes de los Colombianos en el Exterior quienes comenzaron su labor legislativa ayer. – Los puntos que tocas son todos muy válidos y pienso que mi propuesta esbozada de manera conceptual carece de detalles que hay que agregarle. Por ejemplo en ningún momento digo quienes serían los colombianos con prioridad de emigrar. Ese punto por ejemplo es necesario agregarlo pues como te diste cuenta la propuesta pareciera invitar a desertar la patria y poner en desventaja a quien se queda. –

    Con tu permiso, me permito aclarar tres puntos:

    1- La propuesta primordialmente busca que se aprecie el valor de las exportaciones. Valga la redundancia: actualmente no valoramos su verdadero valor. Las vendemos a un precio de mercado que cubre un costo financiero de producción más una pequeña ganancia, pero esas exportaciones de café, petróleo, carbón, níquel o lo que sea VALEN MUCHÍSIMO MÁS. No les estamos agregando el costo social que es lo que explica nuestro atraso y desempleo que se acumula proporcionalmente a nuestras exportaciones (esta economía llamada ‘rentista’ podría ser mejor aclarada por un buen economista). Mi propuesta indica que las exportaciones colombianas hay que agregarles un costo social y la manera más fácil de visualizarlo es simplemente mirar qué va encima de los trenes de carga como el Tren de la Muerte. Aun si miras someramente, lo que ves es gente y por tanto mi propuesta consiste en decir que por cierto monto de exportaciones ‘la gente haga parte del paquete’. Por supuesto, no todos los países van a querer que a sus bananos, ferro-níquel o petróleo le metan ‘gentuza’ como seguramente dirían, y por tanto, si esas naciones desean comprar el producto colombiano, deben pagar por esos colombianos desventajados (en mi propuesta no aclaré quienes tenían la prioridad de emigrar pero obviamente se refería a gente en desventaja como los que abordan el Tren de Muerte).

    2-Por otro lado como tú mismo aclaraste hay muchas razones por las cuales los colombianos abandonan la patria. Pero si miramos las cifras de los emigrantes que salen por falta de oportunidades económicas y laborales frente a quienes se van en busca de lujos o actividades cosmopolitas, la diferencia es gigantesca a favor de los más vaciados. Entonces hay una presión por emigrar debido a la falta de inclusión social. Es curioso que las naciones más prósperas son las mismas que importan nuestros recursos, pero eso sí: sin gente. Pero la gente inocentemente emigra precisamente a las naciones donde llegaron nuestros recursos. Mi propuesta simplemente busca que se haga legal lo que hoy se hace en la clandestinidad y con enorme costo social. Si la gente de todos modos termina yéndose a donde se van los recursos colombianos, mi propuesta simplemente dice: que los colombianos hagan parte del paquete de las exportaciones colombianas. Punto. Y todo va legal y sin sufrimiento. – Por supuesto, eso hay que normatizarlo y convertirlo en un proyecto de ley con detalles que mi humilde propuesta preparada en una tarde de sábado y tratando de finalizarla antes del 20 de julio, pues necesariamente carece.

    3-Quizás el tercer punto es que las naciones al tener que pagar un costo social o migratorio por importaciones de nuestros recursos, quizás eso les sirva de desincentivo o disuasivo para una economía globalizante que no paga el costo social de los recursos del Tercer Mundo.

  3. En este articulo se ve claramente la hipocresía del gobierno de Obama http://www.nationaljournal.com/white-house/obama-meets-with-central-american-leaders-proposes-new-refugee-screening-program-20140725 . El articulo propone que los niños centroamericanos que migran masivamente hacia los EE.UU. que en lugar de pedir asilo en tierra estadounidense, lo hagan desde su propio país para que eviten el penoso viaje. Las entidades migratorias de los EE.UU. estudiarían a cada candidato antes de concerdel el asilo pero el objetivo de la medida es des-estimular la inmigración a los EE.UU. Explícitamente lo dice con esta frase “But our broader intent here is as a broad message of deterrence, that people would see that there is an organized process if they feel like they have a legitimate asylum claim, that they don’t need to make the dangerous journey to the U.S. to make that asylum claim, that they can be processed in their own country. And that would, we hope, serve as a pretty effective deterrent.”

  4. Pedimos por favor analizar esta interesante propuesta, presentada por nuestro fiel seguidor Pompilio Martinez.

    La haremos llegar también a los actuales Representantes a la Cámara por los colombianos en el exterior, Jaime Buenahora y Ana Paola Agudelo; y a quien actualmente reemplaza a ésta última, Jorge Muñoz.

    Asi mismo la remitiremos a la H.R. Margarita María Restrepo, quien actualmente estudia el Proyecto de la “Ley General de Migración y Retorno” que hicimos llegar a petición de su Bancada en el Congreso.

    Aunque aparentemente un “impuesto adicional” a las exportaciones e importaciones encarecerían éstas, desde la parte social, productiva y de desarrollo de nuestro país, sería de gran beneficio. Además, no podemos olvidar que los colombianos en el exterior, somos la 2ª mayor entrada de ingresos a Colombia a través de los mas de CUATRO MIL MILLONES DE DOLARES que anualmente enviamos en remesas.

    Este impuesto bien podría reforzar al “Fondo Especial de Desarrollo para las Migraciones y el retorno” que hemos propuesto en el mencionado proyecto de “Ley General de Migración y Retorno”.

    Mil gracias amigo Pompilio por tan invaluable aporte en pro de quienes residimos en el exterior, o hemos retornado.

    Un saludo

    Ricardo Marin Rodriguez
    Admdor. http://www.facebook.com/retornandoacolombia

Deja un comentario - Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s