Carmen de Bolívar: Digámoslo de una sola vez por todas (Parte I)

La enfermedad que sufrieron las niñas del Carmen de Bolívar después de la inmunización con la vacuna del virus del papiloma humano se llama Síndrome ASIA. El nombre de este síndrome obedece a sus siglas en inglés que en español significa Síndrome Autoinmune / Inflamatorio Inducido por Adyuvantes (Autoimmune/inflammatory Syndrome Induced by Adjuvants).

Este síndrome fue descrito por el Dr. Yehuda Shoenfeld, experto israelí afiliado a dos importantes centros en Israel (el Sheba Medical Center en Tel-Hashomer y el Israel Sackler Faculty of Medicine, Tel-Aviv University). A él se le puede considerar una autoridad internacional en la materia y sería bueno que la comunidad de Carmen de Bolívar solicitara sus servicios a través de una ONG sin afiliación con el gobierno colombiano.

Bien, ¿por qué el Síndrome ASIA?

A continuación voy a comparar los síntomas y signos manifestados por las niñas del Carmen de Bolívar según lo que se conoce públicamente y los comparo con los criterios clínicos que definen el Síndrome ASIA, por favor tenga paciencia con lo detallado del análisis.

?????????

Cuando se trata de entender enfermedades complejas o ‘bizarras’ como las tildó el Dr. Camilo Uribe, Toxicólogo del Hospital San José  quien participó en la comisión gubernamental que visitó a las víctimas en Carmen de Bolívar, es importante identificar la presentación clínica. Esta consiste en síntomas y signos que desarrollaron en aproximadamente 243 niñas de 9-16 años de edad; la mayoría entre 13-14 años y que fueron examinadas por los galenos.  El análisis de signos y síntomas es muy importante sobre todo para enfermedades recientemente descritas como el síndrome ASIA. Miremos las síntomas que resumió del Dr. Uribe en su declaración:

  • Dolores de cabeza o cefaleas intensas.
  • Alteración de la conciencia.
  • Alteración en el patrón de respiración.
  • Movimientos anormales (sin convulsiones).

En lista de manifestaciones encontradas por los médicos durante su visita apresurada de finales de Agosto/2014, cabe anotar que el último punto o sea los movimientos anormales es un signo. Un signo es un hallazgo que el médico o testigos atentos pueden ‘testimoniar’ y que el médico puede a veces aumentar o disminuir con maniobras como pedirle al paciente que cierre los ojos o adopte cierta postura o que inicie o termine determinada acción como caminar. A diferencia del ‘síntoma’ que es la experiencia subjetiva del paciente que el médico no puede sentir el signo sí lo puede observar el médico. Por lo tanto las declaraciones del Dr. Uribe demuestran que hubo evidencia objetiva de signos clínicos consistentes en movimientos anormales. Esta aclaración es importante porque contradice la afirmación del Viceministro de Salud Dr. Fernando Ruiz Gómez en la misma rueda de prensa “No hay daño físico, fundamentalmente lo que se presentan son síntomas”  Por otro lado, el Dr. Fernando Ruiz Gómez agrega que los demás síntomas como alteración del estado de conciencia o del patrón de respiración simplemente “no están allí” y se le parece mucho al Presidente Santos cuando dice ‘el tal paro agrario no existe’. Videos, fotografías, y testimonios muestran a las niñas caídas en brazos de familiares que acuden apresuradamente al hospital claramente ‘desmayadas’. Por lo tanto, ‘el desmayo’ ya sea síncope o alteración de conciencia consistente en estupor, somnolencia o coma sí existió y fue un síntoma al igual que un signo. La alteración del patrón de respiración puede también ser un síntoma-signo evidenciable al observar la frecuencia respiratoria y sus oscilaciones en el tiempo o según el registro de un monitor de signos vitales. El Dr. Fernando Ruiz Gómez descarta de tajo que existió porque la saturación de hemoglobina fue superior al 92%. El hecho que las niñas tengan una saturación de hemoglobina por oximetría de pulso y que pasa raspando la normalidad para una población ubicada a 226 metros sobre el nivel del mar, no significa que su patrón de respiración sea normal. De hecho, la hiperventilación que consiste en respirar más rápido de lo normal, se caracteriza por la disminución en la concentración de CO2 y alcalinización de la sangre, mas no por disminución del oxígeno el cual suele estar normal. De hecho, el tratamiento adoptado en medio de la emergencia sanitaria fue hacer respirar a las niñas en guantes de látex para concentrar el CO2 en la sangre como aparece en el video. Por lo tanto, las afirmaciones del Dr. Ruíz Gómez son falsas con respecto a la ausencia de signos como las anormalidades del patrón respiratorio pues familiares o médicos que atendieron la emergencia inicial pueden atestiguar y hay maniobras específicas para revertir la anormalidad.

A manera de resumen, de las 4 manifestaciones clínicas halladas en la visita médica oficial del MinSalud, solo los dolores de cabeza podrían clasificarse como síntomas netos. Las demás alteraciones como patrones de respiración, pérdida del estado de conciencia y presencia de movimientos anormales son signos cuya descripción deben darla testigos y deben figurar en las historias clínicas elaboradas durante la visita ministerial a la población. La comunidad debe obtener copia de todas y cada una de tales historias clínicas. Son documentos que legalmente les pertenecen y si el gobierno se niega a darlas o decide modificarlas, se deberá mover cielo y tierra para evitarlo.

CdB-VPHPor otro lado, el Dr. Camilo Uribe mencionó que hubo 11 niñas a las cuales se les encontró anormalidades clínicas al examen físico y que según el galeno van a ser investigadas de manera profunda junto con otras 2 niñas que habían viajado a Bogotá. Dejó en claro que hubo hallazgos positivos en el examen físico y por tanto son signos clínicos, como anormalidades en los reflejos y fondo del ojo y otros que no especificó. El Ministerio debe informar con lujo de detalles a los familiares o sus abogados la naturaleza exacta de tales anormalidades y aclarar si la alteración de los reflejos es por aumento o disminución, y en general debe darles copia de sus historias clínicas adjuntando los resultados de todos los exámenes que se les practique.

En este artículo no vamos a discutir la irresponsabilidad del Estado colombiano que vacuna de manera obligatoria, masiva, sin pedir consentimiento informado y sobre todo ‘a la topa tolondra’ a las 4 niñas que habían sido operadas por malformaciones congénitas de corazón, otras 2 niñas que presentaron ‘soplos importantes’, a 3 niñas embarazadas, embarazadas? Sí, el Estado colombiano obliga la vacunación de adolescentes y ni siquiera prevee que el embarazo en adolescentes puede estar sucediendo en una campaña masiva nacional. Y peor aún, una niña que tenía un diagnóstico de lupus de 4 años de evolución fue vacunada también. Este tema espero que otra persona con datos específicos lo retome y lo amplíe. Tampoco vamos a hablar de las 2 niñas con intoxicación con plomo en sangre, ni el supuesto papel de la ‘histeria colectiva’ que tanto le fascina al estado colombiano endilgar a esta epidemia y de paso culpar a los medios de comunicación en cundir el pánico. La comunidad tiene toda la razón en mostrarse escéptica, porque como veremos el trastorno de las niñas del Carmen de Bolívar es perfectamente compatible con el Síndrome ASIA desencadenado por la vacuna del papiloma humano. Esa es mi impresión diagnóstica la cual deberá ser confirmada por un ente independiente del estado colombiano porque éste ya mostró el cobre.

Veamos según los primeros reportes periodísticos pues son dicientes del tipo de anormalidades que presentaron las niñas en medio de la epidemia.

La Dra. Fernanda Hernández quien se desplaza con sus cámaras al hospital de Carmen de Bolívar y anota los siguientes síntomas según médicos de urgencias,

  • Dolor de cabeza
  • Llanto
  • Respiración rápida
  • Dolor de espalda
  • Dolor de pecho
  • Hormigueos de manos y pies
  • Debilidad

Los dolores de cabeza, espalda y del pecho pueden catalogarse como síntomas y por tanto no son experimentados por el médico. Los hormigueos de manos y pies aunque el médico tampoco los puede experimentar sí puede hacer maniobras para intensificarlos (aplicando un leve torniquete) o disminuirlos (aplicando una sensación diferente como el tacto, calor o frio) y también puede precisar su ubicación (bilateral?, un solo lado?, sube hasta la rodilla o el hombro?) o naturaleza (afecta otras sensaciones como dolor o temperatura?, propiocepción? Intensidad en una escala de 0 a 10?). En fin, los hormigueos que en medicina se conocen como parestesias y aunque son de naturaleza sintomática, son susceptibles de ser objetivizados al punto de convertirse un signo clínico mediante maniobras como las mencionadas. La debilidad, llanto y respiración rápida son indiscutiblemente signos clínicos y por tanto son evidenciables al examen físico. En conclusión, los reportes periodísticos nos hablan de 3 nuevos signos adicionales a los mencionados por el Dr. Uribe: debilidad, hormigueos de manos y pies y llanto.

NOTA: Un artículo reciente confirma los hormigueos que son lo mismo que adormecimiento de las extremidades, agrega el signo-síntoma de rigidez de los miembros y confirma el dolor articular.

Veamos ahora los criterios propuestos para el diagnóstico de “ASIA” según el artículo del Dr. Yehuda Shoenfeld.

Criterios principales:

Exposición a un estímulo externo (infección, la vacuna, la silicona, adyuvantes) antes de manifestaciones clínicas.

Aparición de las manifestaciones clínicas “típicas”:

  • Mialgia, miositis o debilidad muscular
  • Artralgias y /o artritis
  • Fatiga crónica, sueño no-reparador o trastornos del sueño
  • Manifestaciones neurológicas (especialmente asociados con desmielinización)
  • Deterioro cognitivo, pérdida de la memoria
  • Pirexia, sequedad de boca
  • La eliminación del agente incitante induce mejoría
  • Biopsia típica de los órganos afectados

Criterios menores:

  • La aparición de auto-anticuerpos o anticuerpos dirigidos al adyuvante sospechoso.
  • Otras manifestaciones clínicas (es decir, síndrome de intestino irritable).
  • HLAs específicos (como HLA DRB1, HLA DQB1).
  • Evolución a una enfermedad autoinmune (como Esclerosis Múltiple o Esclerosis Sistémica)

Las niñas del Carmen de Bolívar llenan los requisitos principales porque reúnen el antecedente clave y categórico que es la inmunización con la vacuna del papiloma humano y al menos dos de las manifestaciones ‘típicas’ del Síndrome ASIA:

  1. Manifestaciones neurológicas consistentes en debilidad muscular, rigidez, alteraciones de los reflejos y movimientos anormales.  La debilidad muscular puede ser un síntoma consistente en astenia, pérdida de la fuerza en uno o varios miembros, y puede coincidir con otros hallazgos que el Dr. Camilo Uribe mencionó al menos en el grupo de 11 niñas como alteraciones de los reflejos aunque él no especificó el número de afectadas ni si se trataba de hiperreflexia o hiporreflexia o si los reflejos tendinosos afectados eran generalizados o de solo los miembros superiores o inferiores. Igualmente para la cohorte general, el Dr. Uribe admitió la presencia de movimientos anormales que son signos médicos ya que cualquier testigo puede evidenciarlos y son susceptibles de ser grabados con cámara de video. El Dr. Uribe tampoco especificó en qué consisten dichos movimientos anormales pero la comunidad debe tener copia de todas las historias clínicas y estos se sabrán a su tiempo.
  2. Dolor articular. Según este artículo el dolor en las articulaciones o coyunturas fue uno de los síntomas que primero alertó a la comunidad cuando el número de afectadas oscilaba en las 110. No hay detalles de cuántas niñas lo presentaron o del tipo de articulaciones afectadas o si se acompañaba de otros signos inflamatorios como tumefacción, enrojecimiento, calor, o su respuesta a agentes inflamatorios como los no-esteroideos (NSAIDS). Al respecto hay que indagar mucho más pero es suficiente que una sola niña lo haya presentado para asociarlo al Síndrome ASIA. Es de anotar que el dolor articular es un signo esencial de las enfermedades reumáticas autoinmunes. Este articulo adicional confirma los dolores articulares.

NOTA: Acabo de hablar con la madre de una de las niñas afectadas y ella describió que su hija presentó dolor muscular, calambres y corrientazos en los miembros al igual que sensación de ardor en las palmas de las manos y plantas de los pies, hormigueos y además un signo patognomónico que consiste en un movimiento repetitivo, rápido, esporádico e involuntario en ciertos grupos musculares del cuerpo. A esto se le conoce en medicina como “fasciculaciones” y es un signo característico de denervación (desmielinización), lo cual es plenamente consistente como uno de los criterios del Síndrome ASIA y es también observado en los casos del Síndrome de Guillan-Barré diagnosticados en otras afectadas por la vacuna del virus del papiloma humano. Estaré elaborando un reporte de caso de esta paciente.

Otro grupo de manifestaciones consideradas típicas en el Síndrome ASIA no se han nombrado todavía en los medios periodísticos en las niñas del Carmen de Bolívar pero es posible que sea revelada con una mirada médica imparcial y más profunda que la practicada por la comitiva médica del gobierno colombianos que hasta no contó con un neurólogo y reumatólogo. O también cuando las familias revelen los hallazgos de la visita gubernamental luego de obtener las historias clínicas de sus hijas.

Hay que tener en cuenta que el Síndrome ASIA es un término ‘sombrilla’ que agrupa trastornos tan diversos como el Síndrome de la Guerra del Golfo que afecta a soldados con exposiciones antes o durante la guerra, la Siliconosis por ejemplo por ruptura de implantes cosméticos de silicona en el seno, el síndrome Miofascitis Macrófago luego del foco inflamatorio “granuloma” en el músculo deltoides de hombro que se forma luego de la vacunación, el síndrome de Edificio Enfermizo en personas que habitan edificios cuyo aire se enrarece con partículas orgánicas o sintéticas, y por supuesto los trastornos inflamatorios inducidos por vacunas de la Hepatitis B, Papiloma Humano e influenza/gripa que contienen adyuvantes como aluminio o contaminantes como proteínas de levadura o huevo de gallina. Debido a esta gran diversidad no es de extrañar que manifestaciones como el dolor muscular y fibromialgia sean más típicas por ejemplo del síndrome Miofascitis Macrófago y Síndrome de la Guerra del Golfo el cual hace más sensibles las superficies óseas del cuerpo cuando el paciente yace en la cama y el dolor interfiere con el sueño ocasionando fatiga crónica, sueño no-reparador y deterioro cognitivo por falta de descanso tal como sucede en la fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica. Por lo tanto a la fecha no se descarta que las niñas del Carmen de Bolívar hayan presentado otros síntomas consistentes o no con el Síndrome ASIA pues la fuente de información que he analizado aquí son las declaraciones públicas demasiado genéricas de una rueda de prensa junto con lo manifestado en medios periodísticos que señalan unos hallazgos mínimos consistentes en:

  • Desmayos,
  • alteración de la conciencia,
  • patrón de respiración rápida,
  • hormigueos,
  • dolores de cabeza intensos,
  • dolor del pecho, de espalda y dolor gástrico,
  • llanto,
  • debilidad muscular,
  • alteraciones de los reflejos,
  • movimientos anormales pero no se descarta que existan otros síntomas.

Sin embargo el Viceministro de Salud Dr. Fernando Ruiz Gómez en otra parte de la rueda de prensa (a los 3 minutos) admite que dentro del grupo de 11 niñas tienen anormalidades francas y que se investigarán más a fondo, y por tanto tienen un diagnóstico preciso. Dice “hay evidencia de que no hay daño físico, las niñas con excepción de las 11 niñas que fueron, que tienen un diagnóstico preciso, sí claro, fundamentalmente lo que se presentan son síntomas. Hay que hacer una diferencia en los que son los síntomas y lo que son los signos…” y el doctor sin decir cual era es diagnóstico pasa a tergiversar diciendo que en los síntomas no hay daño físico cuando sabemos que, con la excepción de los síndromes somatomorfos, todos los síntomas son señales tempranas de daño físico (por ejemplo en la enfermedad cardiaca) el dolor advierte la presencia de una lesión desde sus comienzos (angina, disnea) hasta las consecuencias más drásticas de daño tisular (infarto, muerte fulminante).

Por lo tanto, a pesar que hemos analizado los síntomas mostrados de manera aguda y coincidentes luego de la exposición a un agente común como es la vacuna del virus del papiloma humano en más de 243 niñas en una única población, y a pesar de la naturaleza genérica de los reportes periodísticos y las declaraciones de los médicos en la rueda de prensa, a pesar de tales salvedades, es suficiente hacer la impresión diagnóstica del síndrome ASIA por llenarse al menos dos criterios principales como es:

  1. El antecedente principal o exposición a un agente externo y común a todos las pacientes (vacuna del virus del papiloma humano)
  2. Un grupo de manifestaciones consistentes en alteraciones del sistema nervioso y dolor articular.

No descartamos otros síntomas que luego ayuden a corroborar o refutar este diagnóstico pero se deberá proceder con transparencia. Es claro que el gobierno colombiano ha ocultado la verdad pues ha actuado en acérrima defensa de una vacuna cuyo perfil de eventos adversos en ampliamente conocido y que en el campo de las inmunizaciones masivas como aquella impulsada por Colombia con auspicio de la OPS, el síndrome ASIA debr ser previsto por las autoridades sanitarias. Por lo tanto, el Estado colombiano en cabeza del Ministro de Salud y Viceministro ha procedido con dolo al defender a ultranza una vacuna en detrimento sanitario de su propia población. Vergonzoso, da asco, indignante.

En la siguiente entrega analizaré los mecanismos por los cuales el síndrome ASIA explica mejor la epidemia en el municipio del Carmen de Bolívar.

Anuncios

12 thoughts on “Carmen de Bolívar: Digámoslo de una sola vez por todas (Parte I)

  1. Por favor mirar este caso que sucedió en el Valle con la paciente Ana Milena Vargas Tobón de 13 años que desarrolló una Mielitis Transversa y está paralizada hasta los senos. Esto es compatible con las manifestaciones neurológicas autoinmunes del Síndrome ASIA. En efecto, ese fue el diagnóstico que el médico ha hecho totalmente independiente de lo dicho en este blog.

    http://www.elpais.com.co/elpais/cali/noticias/debe-evaluar-antes-aplicar-vacuna-contra-papiloma-toxicologo-huv

  2. Acabo de hacer una búsqueda más profunda en Google utilizando las palabras claves “Carmen de Bolívar” y “ASIA” y me he llevado la sorpresa que hay periodistas en Colombia que ya habían conectado hace más de un mes atrás sobre que el Síndrome ASIA podría explicar los casos de las >250 niñas afectadas luego de la inmunización con la vacuna del Virus del Papiloma Humano. Esta advertencia precedió por al menos 1 mes completo a la comitiva gubernamental encabezada por el Ministro Alejandro Gaviria y el Viceministro Fernando Ruiz Gómez que visitó la población y vieran a las pacientes. Lo que quiere decir es que ya existía en Colombia la hipótesis del Síndrome ASIA previo a la rueda de prensa y por tanto son inexcusables las mentiras del gobierno colombiano cuando trata de exculpar a la vacuna y achacar a esta epidemia una causa psicológica cuando ya existe una mejor hipótesis como es el Síndrome Autoinmune / Inflamatorio Inducido por Adyuvantes, en este caso como las sales amorfas de aluminio que contiene cada dosis de la vacuna de VPH Gardasil. Esto es indignante.

    He aquí los enlaces que encontré.
    http://mys.matriz.net/mys34-35/img/MYS34-35.pdf#page=19
    http://www.migueljara.com/2014/07/31/sindrome-asia-la-enfermedad-de-los-danos-provocados-por-adyuvantes-de-vacunas/
    http://www.eluniversal.com.co/regional/bolivar/vacuna-contra-vph-no-afecto-salud-de-ninas-de-el-carmen-de-bolivar-invima-169398

  3. […] Ya resumí como los adyuvantes a base de sales amorfas de aluminio son inductores de la respuesta inmune innata en su papel de potenciar el sistema inmunológico de las vacunas modernas. Las reacciones adversas a las vacunas adyuvantadas son raras pero se presentan debido a condiciones particulares de cada individuo frente al estímulo inflamatorio poderoso de la vacuna. Principales razones que explican dicha variación son diferencias genéticas, exposición diferencial a contaminantes ambientales o agentes infecciosos por vías respiratorias, digestivas, contacto por la piel, órganos de los sentidos o contacto sexual, por exposición a medicamentos o por el estado de salud particular de cada persona. Con frecuencia la persona ya viene predispuesta a reaccionar negativamente pero requiere de un disparador o gatillo, en este caso la vacuna, para hacer que todo termine en una catástrofe familiar. Para evitar riesgos innecesarios en personas que sabemos pueden reaccionar adversamente, conviene informar con suficiente tiempo y valorar cuidadosamente lo cual no se hizo ni se hace en Colombia. Cabe recordar que tenemos experiencia con vacunaciones masivas por espacio de más de 50 años y por tanto la prevención a escala masiva esto no depende de la lectura del artículo científico publicado la semana pasada. […]

  4. Vaya que eso de inventarsen nombres si están solos, pero es un problema que no solo afecta a Colombia, sino también a Mexico, Perú, Chile, Argentina, sin contar que países como Japón le dijeron no a este flagelo

Deja un comentario - Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s