Síntomas de miembros superiores en niñas del Carmen de Bolívar vacunadas contra el papiloma.

Investigación Original

Por Pompilio Martínez, M.D.
Exalumno, Facultad de Medicina, Universidad Nacional de Colombia
Exinvestigador, Instituto Nacional de Salud, Bogotá, Colombia


Se analizan los síntomas de extremidades superiores de 62 mujeres jóvenes en su mayoría niñas colombianas de edad escolar, 55 del Carmen de Bolívar, 6 del resto del país y (1) una niña de México. Predominan síntomas originados en estructuras de transmisión nerviosa (nervios) consistentes en dolor neuropático, hormigueos, pérdida de la sensibilidad al igual que disminución de la fuerza muscular (debilidad). El dolor interfiere con tareas cotidianas, es intenso, de carácter paroxístico, que afecta ambos brazos y manos, es de frecuencia intermitente o constante, empeora con la actividad y puede mejorar transitoriamente con medicamento o cambio de posición, actividad o cese de la misma. Un signo marcadamente patológico es la presencia de temblores y movimientos anormales en la mitad de las participantes. Debido a que los nervios transmiten dolor, captan señales tactiles y controlan la actividad muscular, la hipótesis más parsimoniosa es una enfermedad autoinmune que cursa con desmielinización de nervios periféricos para explicar la epidemia de síntomas en vacunadas contra el papiloma humano. Antecedentes de similares reacciones postvacunales son ampliamente conocidos, documentados y pertenecen al perfil de eventos adversos de la vacuna Gardasil y Cervarix, entre otras. El desconocimiento de tales reacciones aunado al uso de propaganda por parte del Ministro de Salud colombiano para tergiversar su origen es un crimen de lesa humanidad que deberá investigarse.


Artículos de este blog han descrito niñas que cayeron enfermas luego de la inmunización con la vacuna Gardasil. En esta entrega describiré síntomas de miembros superiores (MMSS) principalmente consistentes en dolor, pérdida de la sensibilidad y afecciones motoras o disminución de la fuerza muscular según cuestionario disponible desde Septiembre del 2014. Las niñas encuestadas son del Carmen de Bolívar (Colombia) en su mayoría, analizadas en la entrega de ‘dolor de pecho’ (total 55) descritos aquí. La edad promedio fue de 14,5 años (+/- 2,1 desviación estándar). Dentro de esta misma cohorte pertenecen pacientes de Bogotá, Cartagena, Bucaramanga e inclusive una niña de Sonora, México. En esta entrega se agregó la encuesta de una jóven de Barranquilla sumando a 62 el número total de encuestadas.

Reconocimientos: Se agradece especialmente a María Rivera quien tabuló manualmente las encuestas anonimizadas. Agradecimientos también para las líderes comunitarias del Carmen de Bolívar Blanca Victoria Sabagh, Candelaria Montes Romero, Héctor Miranda, Zamira Peñaloza y colaboradores quienes procedieron a que las encuestas fueran diligenciadas según el plan.

Metodos: Esta es una investigación mediante Encuesta de Síntomas. Para otros detalles metodológicos por favor mirar aquí y entregas anteriores de síntomas de dolor de espalda, cabeza, pecho, y epidemia de dolor neuropático se pueden ubicar en los respectivos enlaces.

Dolor de Extremidades Superiores.

Ubicación: El dolor que experimentaron la mayoría de las encuestadas, todas vacunadas con al menos 2 dosis de Gardasil, fue bilateral o sea en ambos miembros (64,5%), que afectó principalmente manos y brazos (71%); con menor afección antebrazos y hombros pero experimentado por más del 50% de las encuestadas. Un porcentaje menor manifestó sufrir dolor axilar (21%) y en el sitio de vacunación (42%). Es posible que el menor porcentaje para ‘antebrazo’ sea por desconocimiento del término.

MMSS-Pain-X
Figura 1. Descripción estadística de las manifestaciones dolorosas en miembros superiores en esta casuística de 62 mujeres jóvenes quienes tuvieron reacciones adversas a la inmunización con la vacuna Gardasil contra el virus del papiloma humano (VPH).

Intensidad y carácter del dolor: según la encuesta, este dolor de brazos y manos tiene un carácter de corrientazo (63%), picada (45,2%), palpitante (32,3) ya sea constante (24,2) o intermitente (12,9%). Es un dolor fortísimo pues 43% de las encuestadas le asignó un puntaje de 9-10 según una escala analógica donde cero (0) es ausencia de dolor y diez (10) es el peor dolor. Las demás niñas experimentaron dolor menos intenso.

Síntomas asociados: al preguntar sobre síntomas asociados se encontró nuevamente el corrientazo (59,7%), pérdida de la actividad (32,3%) y la mitad de las encuestadas reportó cambios del aspecto de la piel (51,6%).

Factores aumentadores y aliviadores. Dentro de los factores que empeoraron el dolor de brazos y manos predominaron la actividad (43,5%), posición (41,9%) o frío (35,5%) lo que sugiere irritación e inflamación. Por el contrario los medicamentos (46,8%); el reposo (38,7%); cambio de posición (16%) o el ejercicio (12,9%) indujeron mejoría transitoria.

Comienzo y progresión. Al indagar sobre el inicio, la mayoría atribuyó el comienzo del dolor de MMSS luego de la primera dosis (24,2%) y segunda dosis (67,7%) de la vacuna Gardasil. Muy pocas pacientes del Carmen de Bolívar recibieron la tercera dosis pues la epidemia de eventos adversos postvacunales hizo suspender la vacunación. Antes de la inmunización, ninguna paciente tuvo síntomas de dolor de miembros superiores de las características anotadas. El dolor ha empeorado (27,4%) o sigue igual (43,5%) en la mayoría de estas mujeres jóvenes aunque ha mejorado en una minoría (16%).

Patrón General. El patrón general del dolor de extremidades superiores en las 62 encuestadas es un dolor muy intenso, de carácter paroxístico-eléctrico que afecta manos y brazos de ambos lados, que tiende a empeorar con la actividad, posición o frío pero que también se alivia con similares maniobras, tales como cambios de posición, reposo, ejercicio o medicamento. También es llamativo el comienzo epidémico de dolor luego de la segunda dosis de la vacuna Gardasil y que no ha mejorado al momento de esta encuesta (aproximadamente 6 meses luego). Este patrón coincide con análisis de otros síntomas de carácter neuropático e inflamatorio ya descritos en la misma cohorte de inmunizadas quienes recibieron una vacuna que contiene, por definición, agentes inflamatorios tales como antígenos del virus del papiloma humano, adyuvante de hidróxido de aluminio el cual es puesto adrede para potenciar la respuesta inmune innata, además de excipientes y posibles contaminantes.

Pérdida de la sensibilidad de miembros superiores.

Otro grupo de síntomas son la pérdida de la sensibilidad y hormigueos experimentados por las niñas vacunadas que enfermaron luego de la inmunización de acuerdo a lo informado por medios periodísticos. Al igual que el dolor de brazos y manos, la pérdida de la sensibilidad fue experimentada en manos (63%) y brazos (51,6%) de ambos miembros superiores (izquierdo y derecho, bilateral = 61,3%). Al indagar por síntomas asociados, el 61,3% manifestó hormigueos, corrientazos (45,2%) y cosquilleos en brazos (32,3%). Tales síntomas se establecieron luego de la segunda dosis de Gardasil pues tal síntoma ha empeorado (21%) o sigue igual (37,1%) al momento de esta encuesta. Notablemente, la pérdida de la sensibilidad se inició luego de la primera dosis de la vacuna para el 17,7% de las encuestadas pero en especial luego de la segunda dosis (48,4%). Ninguna paciente manifestaba pérdida de la sensibilidad de MMSS previa a la vacunación.

Numbness-X
Figura 2. Manifestaciones clínicas aferentes de sensibilidad en extremidades superiores. Nótese el paralelismo con las sintomas de dolor, también transmitido por nervios aferentes del sistema nervioso somático.

Debilidad y pérdida de la fuerza muscular.

Otro síntoma inhabilitante es la debilidad y pérdida de la fuerza muscular que fue informado también en los primeros reportes periodísticos luego de la aplicación de la dosis de refuerzo en las niñas escolares del Carmen de Bolívar. Al investigar la afección del miembro superior encontramos que más de la mitad de las encuestadas manifestó pérdida de fuerza y debilidad en brazos y manos con intensidades que fueron notables en al menos la tercera parte pero en conjunto presente en la mayoría de las encuestadas. El grado de afección por ejemplo dificulta la capacidad para escribir en el 56,5%, dificultad para realizar oficios caseros en la mitad de encuestadas y uso del computador o teléfono celular en el 29% de las participantes. Más de la mitad de las encuestadas reportaron movimientos anormales del brazo como temblores, agitación, sacudidas o movimientos espontáneos. Mediante esta encuesta es difícil conocer la naturaleza exacta de dichos movimientos anormales que pueden consistir en temblores, fasciculaciones, fibrilaciones, calambres, y síntomas extrapiramidales como balismos, coreas, o atetosis. Un análisis más detallado requiere consulta neurológica y examen de coordinación, tono muscular, reflejos, fuerza muscular con dinamómetros entre muchos otras pesquisas especializadas.

StregthMMSS-X
Figura 3. Debilidad y pérdida de la fuerza muscular en la serie de 62 afectadas de la vacuna VPH. Nótese la presencia de temblores y fasciculaciones en la mitad de las encuestadas.

Sinopsis.

En esta entrega describimos síntomas del miembro superior experimentados por 62 mujeres jóvenes inmunizadas con la vacuna Gardasil todas provenientes de Colombia y en su mayoría de la población del Carmen de Bolívar a excepción de la niña mexicana quien fue la única participante que recibió la vacuna Cervarix. Los dolores se caracterizan por ser intensos, intermitentes, de tipo corrientazo, picada o de naturaleza constante, que empeoran por la actividad y que afecta a ambos brazos y manos; pueden aliviarse temporalmente con medicamentos, reposo, cambios de posición o actividad pero que en general se han mantenido inalterados o inclusive han empeorado desde su inicio. Se asocian a estos, pérdida de sensibilidad y presencia de hormigueos que al igual que el dolor tuvieron su inicio con la segunda dosis de la vacuna. Idéntico patrón de inicio y afectación sucede con la debilidad y pérdida de la fuerza muscular la cual dificulta oficios caseros y tareas cotidianas como escribir y el uso del computador o teléfono celular. Es llamativa la presencia de movimientos anormales en la mitad de las encuestadas caracterizados por agitación espontánea muscular cuya naturaleza exacta deberá investigarse buscando su origen en el sistema nervioso central o periférico o quizás muscular también.

DISCUSIÓN

Análisis previos de esta cohorte del Carmen de Bolívar han arrojado datos sobre dolor de cabeza, dolor de espalda y dolor de pecho que siguen un patrón neuropático consistente en manifestaciones paroxísticas intermitentes o constantes de dolor intenso e incapacitante, hipersensibilidad al tacto, empeorado por diversidad de estímulos y aliviado transitoriamente por variaciones de los mismos o con uso de medicamentos. Sin embargo, los dolores persisten desde a la aplicación de la dosis ‘booster’ de la vacuna del virus del papiloma humano (VPH). Tales dolores producen diferentes grados de afectación interfiriendo con labores cotidianas, el sueño e inclusive la vida misma pues hemos sabido sobre intentos de suicidio en niñas vacunadas de esta población. De esta estadística escalofriante puede afirmarse que la vacuna de virus de papiloma humano en lugar de prevenir la enfermedad crónica cuya infrecuente aparición en una minoría de mujeres maduras la cual puede detectarse por Citologia Vaginal de Papanicolau, en su lugar produce una enfermedad aguda, epidémica, errática y potencialmente mortal en seres inocentes antes de debutar su vida productiva, reproductiva y tributativa, por decirlo de alguna manera.

El patrón de síntomas de extremidades superiores reportado en esta entrega coincide con la naturaleza neuropática e inflamatoria informada antes en otras regiones corporales. El dolor neuropático, adormecimientos, pérdida de la sensibilidad, debilidad muscular, dificultad y alteracion del movimiento tienen un diagnostico diferencial relativamente estrecho principalmente concentrado en trastornos neurales o vasculares. Aunque es posible ampliar el espectro de enfermedades que expliquen estos síntomas; por ejemplo incluyendo a aquellos que afectan directamente el músculo, el hueso, la piel e inclusive el sistema linfático, son pocos los trastornos que encajan en el patrón descrito arriba es especial asociado a la inmunización masiva con vacuna adyuventada. Inclusive trastornos vasculares pediátricos como la Arteritis de Takayasu y enfermedad de Kawasaki que al comprometer la irrigación sanguínea pueden causar dolor, adormecimientos, hormigueos y debilidad muscular, suelen ser enfermedades floridas con fiebre persistente y lesiones mucocutáneas severas que requieren intervención médica inmediata para preservar la vida. Además son difíciles manipulador propangandisticamente como la ‘psicogenia masiva’ que el Ministro de Salud Alejandro Gaviria quiere inculcarle a los colombianos directamente o a través de periodistas de pacotilla.

Una clave importante son las enfermedades desmielinizantes autoinmunes que suceden luego de vacunaciones masivas como desplegada en los Estados Unidos luego del brote de gripe porcina en 1976 que se mantuvo enclaustrado en la base militar de Fort Dix. Esta ambiciosa campaña de inmunización vacunó a más de 45 millones de estadounidenses y aumentó en 4-8 veces la incidencia del Síndrome de Guillain-Barré, un trastorno autoinmune que daña el recubrimiento o aislante de mielina de nervios periféricos (desmielinización) y por tanto produce síntomas neuropáticos diseminados caracterizados por fallas en la transmisión nerviosa como adormecimientos, hormigueos, insuficiente estimulación motora acompañados de debilidad muscular y dificultad para el movimiento. También acompañan a estos síntomas dolor neuropático como el experimentado en esta cohorte de niñas del Carmen de Bolívar y resto del país. Es de anotar que la niña mexicana tiene un diagnóstico oficial de Síndrome de Guillain-Barré y Enfecefalomielitis Desmielinizante Aguda y ha recibido terapia inmune para tal fin. Por lo tanto, las enfermedades autoinmunes desmielinizantes postvacunales son un buen comienzo para investigar el rango de complicaciones postvacunales experimentados por las niñas colombianas y quizás del resto del mundo sometidas a inmunizaciones masivas.

Se deberá ahondar en la investigación clínica y paraclínica de los trastornos autoinmunes desmielinizantes con Estudios de Neuro-Conducción, fuerza muscular con dinamómetros, potenciales evocados, y para los síntomas de síncope ya mencionados y prontamente a ser reportados en este blog, se requieren estudios de la actividad cardiaca y presión arterial de manera ambulatoria mediante Holter de 24 horas, ‘cardiac event recorder’ y también estudio electrofisiológico del síncope con Mesa Basculante; y demás estudios para la investigación del sistema autonómico simpático y parasimpático. Es de anotar que la paciente María José tiene estudios concluyentes que apoyan una enfermedad autoinmune desmielinizante y por tanto esta hipótesis diagnóstica goza de fuerte sustento médico y científico.

Sin embargo, también deben considerarse hipótesis que comtemplen daño al sistema nervioso central como mielitis transversa en algunas pacientes y otras con daño directo al músculo como miositis, miastenia gravis y por tanto la medición de enzimas musculares en suero y electromiografía son particularmente importantes en pacientes que así lo ameriten.

La presencia de movimientos anormales en brazos y manos debe investigarse con mayor profundidad. Son necesarios videos que nos muestren la naturaleza, comienzo, magnitud de estos movimientos y que nos ayuden a hacer un diagnostico diferencial. En enfermedades desmielinizantes presentes dentro del espectro de Síndrome ASIA en reacciones postvacunales del tipo Guillain-Barré, se observan ‘fasciculaciones’ musculares que consisten en sacudidas repentinas, rápidas y espontáneas de un músculo por causa de la desnervación eferente. Iguales movimientos pero imperceptibles al ojo humano se llaman ‘fibrilaciones’ pero detectables por electromiografía . Ambas son respuestas del músculo por falta de estimulación nerviosa debido a la desmielinización de nervios motores (output).

En el siguiente video compartido (¡gracias!) por una mujer joven víctima de los efectos secundarios de la vacuna Gardasil, se observan fasciculaciones contínuas de los dedos de la mano (izquierda) muy posiblemente debido a denervación de músculos intrínsecos de la mano (interoseos y lumbricales).

El video anterior ilustra los movimientos espontáneos cuyo mecanismo es la denervación causada por desmielinización de nervios periféricos.

Otros sintomas referidos como ‘temblores’ también pueden deberse a inconsistencia de señales aferentes (input). Sabemos que estas pacientes tienen compromiso del sistema somático aferente y sensitivo (-input; adormecimientos, hormigueos) al igual que daño del sistema nervioso somático motor (-output; debilidad muscular, dificultad de movimiento). Por lo tanto el temblor podría originarse por daño de ambas ramas, es decir, nervios motores que causaría temblor espontáneo e inestabilidad al movimiento, o también daño a nervios sensitivos manifestado como temblor intencional (durante el movimiento). También es posible que algunas niñas tengan compromiso del Sistema Nervioso Central y por lo tanto los movimientos anormales se esperan que sean más del tipo ‘calambre’ o por rigidez muscular e inclusive movimientos tónico-clónicos asociados a convulsiones. De cualquier manera, estos síntomas y signos clínicos deben gozar de una investigación médico-científica transparente y de alta calidad, mas no como el estudio mediocre, sesgado y venenoso como el realizado por el Instituto Nacional de Salud cuyo director, una persona por lo demás competente, terminó renunciando.

Anuncios

8 thoughts on “Síntomas de miembros superiores en niñas del Carmen de Bolívar vacunadas contra el papiloma.

  1. MI HIJA DESPUES DE LA SEGUNDA DOSIS HA PRRSENTADO COMO 3 EPISODIOS DE ESTOS SINTOMAS Y TODAVIA NO TENGO DIAGNOSTICO CLARO DE QUE LE OCASIONA ESTOS SINTOMAS DOLOR EN PECHO, PERDIDA DE SENSIBILIDAD Y HORMOGUEO EN EXTREMIDADES SUPERIORES E INFERIORES DIFICULTAD RRSPIRATORIA.

Deja un comentario - Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s