¿Qué es el crecimiento económico? (contrastes)

Para continuar la serie original de artículos sobre Crecimiento Económico, rescaté del baúl de los recuerdos estos párrafos. Ya definimos al Crecimiento Económico, ahora conviene mirar sus implicaciones sociales. –

Una de las premisas más importantes (y falsas) es que el crecimiento económico siempre conduce a la prosperidad. Utilicemos un ejemplo en relación al desempleo que es uno de los problemas de toda sociedad moderna. Lo contrario es que todos tengamos trabajo produciendo bienes y servicios lo cual se intepreta como una situación de prosperidad. Pero hay dos inconvenientes:

1-Nunca hemos alcanzado tal punto de prosperidad porque siempre hay desempleo y por tanto es un objetivo utópico. Es como el perro que trata de morderse la cola, y

2-Si se continúa por varios ciclos se destruye el ecosistema ya sea propio o el de otros pueblos de lo cual ya he hablado en el colapso poblacionalAvatarcurva de crecimiento bacteriano e Ismael


La estamos pasando muy bien – Los Prisioneros (Chile).

Prosperidad sin crecimiento económico.

Para entender mejor acerca de la prosperidad con y sin crecimiento económico utilicemos un ejemplo. Digamos que todas las universidades del país gradúan anualmente un total de 100 arquitectos que salen a buscar trabajo en el mercado laboral. Digamos que en efecto dichos estudiantes encuentran trabajo gracias a que 100 arquitectos veteranos se jubilaron. A diferencia de éstos que vivirán de sus pensiones, sólo los jóvenes recién egresados participarán en ‘el mercado arquitectónico’ través de la creación de bienes y servicios y no habrá desempleo en dicho ramo. Esa es la situación ideal, nada falta, nada sobra. Pero nótese que no hay crecimiento económico pues los bienes y servicios son los mismos, solamente hubo un reemplazo de quienes los brindaban: Los viejos salieron y entraron los jóvenes. No hay crecimiento económico pues no hay aumento en la producción de bienes y servicios. Esto es muy importante porque existe una situación de prosperidad sin crecimiento económico como lo refleja el empleo total de los jóvenes en su etapa productiva y la jubilación de los viejos en su etapa madura. Entonces sí es posible la prosperidad en ausencia de crecimiento económico al menos en teoría. Pero ¿cual es la razón de los gobiernos para estimularlo?

Prosperidad con crecimiento económico.

Se ofrece estudiante de arquitectura para casarse con acaudaladas duquesas

La razón es porque el ejemplo de arriba rara vez sucede, lo más típico es lo siguiente. Supongamos que solamente 20 arquitectos veteranos se jubilan cuyas plazas son inmediatamente ocupadas por 20 profesionales jóvenes. Ahora 80 arquitectos jóvenes están desempleados. Su prosperidad dependerá si encuentran trabajo gracias a la construcción de edificios nuevos y otras obras arquitectónicas que se necesiten por el crecimiento demográfico y económico. Pero si la economía no crece o no crece lo suficiente no hay nuevas obras ni edificios y así tales profesionales deben emigrar a economías ‘más pujantes’, subemplearse, aprender otro oficio o vivir de papa y mama. Esto sí se parece más a la realidad. Surge la pregunta: ¿Entonces cúando alcanzaremos la prosperidad?

Muevan las industrias – Los Prisioneros (Chile)

La respuesta es: nunca. Seremos como el perro que persigue su cola. Habrá aparente prosperidad mientras haya crecimiento económico. Un buen ejemplo es el famoso “Sueño Americano” de los EE.UU, pero podríamos homologarlo a la fase logarítmica de la curva de crecimiento bacteriano, o los renos recién desembarcados en la isla de San Mateo, o los Caínes que acaban de usurpar las tierras de Abel. O en el caso colombiano la prosperidad de una compania transnacional gracias a que paramilitares desplazaron a miles de campesinos y ahora sus tierras están disponibles para la agricultura industrial o la siembra de coca. Hay crecimiento economico y prosperidad si se derriban las barreras para acceder a los recursos que serán usurpados, consumidos, malgastados y despilfarrados. Pero tal prosperidad suele ser efímera y se obtiene a un precio muy grande. Y regresando al caso del Sueño Americano, la población blanca se multiplica mientras las poblaciones aborígenes se diezman, se talan bosques, se contaminan ríos, se extinguen especies, casi desaparece el búfalo, se utilizan masivamente recursos del país, se consumen los combustibles fósiles, se calienta el planeta, hay desarrollo científico y tecnológico pero a un precio muy alto, se acaban culturas milenarias, se acaba el conocimiento ancestral. Y así entre tantas cosas buenas, el país otrora enorme ahora resulta pequeño, y hay que pasar de la república al imperio, y de la paz a la guerra, y de la guerra local a la guerra global. Y por eso es erróneo creer que esa es la vía del desarrollo. Todos añoramos ‘el Sueño Americano’ pero debemos apreciar su fealdad también, debemos apreciar que el crecimiento sostenido es la antesala del ocaso. Ya el profesor Albert A Bartlett de la Universidad de Colorado lo dice en su charla sobre Aritmética, Poblaciones y Energía.

Y bueno, eso es lo que resumidamente sucede con las sociedades prósperas ¿será diferente en sociedades no prósperas como Latinoamérica que nunca parece haber tenido su correspondiente “Sueño latinoamericano”? Miremos este ángulo de Eduardo Galeano autor del libro ya clásico “Las Venas Abiertas de América Latina”.

“El sistema no ha previsto esta pequeña molestia: lo que sobra es gente. Y la gente se reproduce. Se hace el amor con entusiasmo y sin precauciones. Cada vez queda más gente a la vera del camino, sin trabajo en el campo, donde el latifundio reina con sus gigantescos eriales, y sin trabajo en la ciudad, donde reinan las máquinas: el sistema vomita hombres. Las misiones norteamericanas esterilizan masivamente mujeres y siembran píldoras, diafragmas, espirales, preservativos y almanaques marcados, pero cosechan niños; porfiadamente, los niños latinoamericanos continúan naciendo, reivindicando su derecho natural a obtener un sitio bajo el sol en estas tierras espléndidas que podrían brindar a todos lo que a casi todos niegan.”

Entonces, nunca vamos a alcanzar la prosperidad a partir del crecimiento económico ni en sociedades prósperas ni en las más jodidas. Especialmente porque estas últimas están jodidas por alimentar el crecimiento económico de las más prósperas. Surge otra pregunta: ¿En qué momento será necesario buscar la prosperidad por la otra via, es decir, por la via de ponerle el freno al crecimiento económico?. Veremos esto en la próxima entrega.

NOTA: Sabemos hoy en día que el impulso al crecimiento económico es una fachada para consolidar la globalización mientras se implementa la Agenda 21-Desarrollo Sostenible y otras iniciativas de tipo Diluvial.

Deja un comentario - Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s