El regreso tenebroso de Gardasil a escuelas y colegios de Colombia (2019). Parte 1 de 2.

El ministerio de salud y educación unen fuerzas para el regreso de Gardasil a las aulas
Muchas instituciones están involucradas para producir el daño de estas políticas ‘profilácticas’
Los trinos del MinSalud (2019)

A través de Twitter el Ministerio de Salud colombiano dice que la vacunación contra el papiloma humano va a reiniciarse en colegios en un programa conjunto con el Ministerio de Educación (8 de Abril, 2019). El trino invita a vacunar a las niñas de 9 a 17 años, y menciona que se han destinado 330 mil millones de pesos para este fin. Una visita a los sitios web de los ministerios no revela nada y por lo tanto no hay detalles de la implementación de esta política tan nefasta. El 15 de Abril del 2019, EL COLOMBIANO hizo eco de la noticia y agregó que también se van a vacunar niñas no escolarizadas. El periódico en lugar de profundizar cómo va a implementarse esta nueva ronda, decide culpar a los grupos antivacunas por las bajas tasas de inmunización y a la ‘polémica’ sobre la enfermedad aún sin diagnosticar de más de mil niñas colombianas principalmente en el Cármen de Bolívar. Igual hizo el periódico EL TIEMPO culpando a los grupos antivacunas. Da la sensación que estos periódicos en vez de medios periodísticos de información, son más bien el brazo desinformativo del Estado. En ese sentido mejor labor hizo el portal Opinión y Salud que desglosa el trino. – Pero hay asuntos para comentar.

Grupos antivacunas. Primero que todo, en Colombia no existen grupos antivacunas. Ni siquiera la doctora Gloria Inés Sánchez Vásquez, directora del grupo de Investigación Infección y Cáncer, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia citada en el artículo y quien ha venido trabajando 15 años sobre el cáncer de cuello uterino puede señalar el primero de tales grupos en Colombia. Sin embargo, se atreve a afirmar “no es nuevo que se registren este tipo de movimientos que intentan desvirtuar la información científica”. — Como tales grupos no existen, sus afirmaciones y las de cualquier otro medio son mera desinformación.

Grupos de víctimas. Por el contrario sí existen grupos de apoyo a víctimas en Colombia y otros países como Japón, Irlanda, Reino Unido, España y Dinamarca por nombrar los mejor conocidos por este autor. Estos grupos están conformados por padres y sus hijas quienes han sido víctimas de la vacunación con Gardasil y Cervarix. Además, en Estados Unidos está la organización SANEVAX que se conecta con éstas y otras organizaciones. Las labores que realizan son concientización acerca de riesgos reales para la salud con base en sus propios testimonios, desgarradores en la mayoría, estadísticas del daño causado por las vacunas y los esfuerzos para recuperar la salud de sus hijas. También echan un mirada crítica a la documentación de los estudios de eficacia y seguridad del fabricante, estudios de farmacovigilancia y otros estudios de fase 4 o post-comercialización. Otras labores que realizan son ayudar a documentar las lesiones causadas por las vacunas, brindar información para investigar la verdadera naturaleza de tales lesiones, facilitar consulta con especialistas y diversas actividades encaminadas a buscar justicia social. Su importancia no debe ser menospreciada porque allí se agrupan personas reales que representan la incógnita de ‘riesgo’ en la ecuación “riesgo/beneficio” la cual se suele desdeñar como un mal necesario, o a la cual se le endilgan trastornos psicológicos para explicar un sufrimiento de causa orgánica que aún permanece sin investigarse. El entendimiento de la enfermedad de sus hijas debe tenerse en cuenta para mapear el verdadero perfil de seguridad y toxicidad de las vacunas VPH. – Si es por falta de léxico para referirse a los grupos de víctimas, se les puede nombrar así, grupos de apoyo o soporte, grupos de concientización acerca de las vacunas (vaccine awereness), o grupos acerca de la verdad de las vacunas (vaccine truth). Pero no son antivacunas porque todas las personas afectadas han sido vacunadas y mantienen una mirada crítica pero expectante basada en información científica disponible. De hecho, sus esfuerzos para entender la enfermedad de sus hijas son la punta de lanza de la investigación biomédica de esta nueva enfermedad que ha sido inconveniente para los perpetradores del daño. Nunca antes estuvieron los inmunológos, neurólogos, reumatólogos y cardiólogos frente a semejante festín de personas necesitando sus servicos y a la vez sin dientes frente al acérrimo bloqueo para investigar estas enfermedades. Este blog documentó el caso del Hombre Obsoleto pero también hay otros famosos que se vendieron por un puñado de dólares.

Retos. Con respecto al retorno de los programas de vacunación contra el papiloma humano en escuelas colombianas, su mayor reto será evitar los mismos errores de la primera fase (2013).

Vale la pena recordar cuáles fueron esos errores.

  1. Obligatoriedad y violación al derecho de autonomía.
  2. Ausencia de consentimiento informado.
  3. Ausencia de procedimientos para identificar y aconsejar a niñas con riesgo de enfermedad autoinmune y a quienes reaccionan adversamente con las dosis siguientes.
  4. Errores de eficacia: Efectividad negativa.
  5. Errores de seguridad, Síndrome ASIA y adyuvante tóxico
  6. Ausencia de una red de especialistas e investigadores para atender la enfermedad orgánica causada por estas vacunas.
  7. Uso de estrategias de desinformación, bloqueo al acceso a la salud, uso de rótulos de enfermedad mental, estrategias intimidatorias.

Ley 1626 enmendada por la Sentencia T-365 del 2017

Obligatoriedad y violación al derecho de autonomía. Una de las fallas hasta ahora impunes fue la imposición sobre las menores de edad y sus guardianes legales con una vacunación masiva e indiscriminada quizás amparándose en una palabra del encabezado de la Ley 1626 del 2013 que decía que la vacunación contra el VPH era “gratuita y obligatoria” aunque el cuerpo de la ley no sustentaba con bases constitucionales la violación al principio de autonomía e integridad personal. Este aspecto obligatorio de la ley ya fue superado por la Sentencia T-365 del 2017 de la Corte Constitucional que dictamina que la vacunación contra el VPH es enteramente voluntaria. Lo que queda por saber es cómo los ministerios de salud y educación van a articular y ejecutar una vacunación voluntaria sin manipular a estudiantes y niñas no escolarizadas. Solapadamente culpar a los grupos de soporte de víctimas y cobardemente acusarlas de antivacunas no es un buen comienzo para implementar una política voluntaria.

Ausencia de consentimiento informado. Otra falla fue no brindar información sobre el perfil de reacciones adversas para que padres y estudiantes pudieran sopesar los riesgos de la vacunación con el fin de prevenir una enfermedad tumoral que se manifiesta en los años perimenopáusicos. Al parecer estas niñas vírgenes tenían que anticiparse 3 o 4 décadas para prevenir ahora un accidente remoto e improbable que puede prevenirse por citología vaginal y a la vez decidir si su vida sexual iba ser de alto o bajo riesgo. El Estado les facilitó esa tarea tan compleja: les impuso la vacuna de manera tiránica y falaz. – Tampoco se informó sobre las alternativas menos invasivas de prevenir el cáncer de cuello uterino y los riesgos propios de cada estudiante a medida que avanza la pubertad. Las recomendaciones en EE.UU. es comenzar el monitoreo por frotis vaginal a los 21 años. El reto del consentimiento informado va a ser mucho más difícil ahora porque las autoridades gubernamentales, el fabricante y otras instituciones niegan el perfil sombrío de efectos adversos ya documentado en países donde hay más víctimas de las vacunas VPH. En otras palabras, mientras no se admita el daño producido por Gardasil y Cervarix en el rango de enfermedades denunciado por las organizaciones de padres y víctimas, no se tendrá un verdadero perfil del riesgo. Y por lo tanto cualquier otra cosa que se proyecte en la película “El Gardasil contraataca” estará en deficiencia del consentimiento informado. Ya veo la cola de abogados listos a sacarle una tajada al Estado por semejante papayazo, como decimos en Colombia.

Ausencia de procedimientos para identificar y aconsejar a niñas con riesgo de enfermedad autoinmune y a quienes reaccionan adversamente con las dosis siguientes. Otro grave error cometido por la primera fase y que dejó tantas víctimas, fue la ausencia de medidas para identificar y excluir a aquellas niñas con mayor riesgo de reaccionar adversamente a la vacuna VPH. Previa a la inoculación, no se hicieron encuestas sobre la presencia de enfermedades de base, alergias, historia de enfermedad autoinmune, antecedentes familiares o genéticos de enfermedad autoinmune, historia de reacciones adversas a otras vacunas y estado de embarazo. Tampoco se consultaron a los médicos de cabecera ni se miraron sus historias clínicas. Así, de manera indiscriminada se vacunó a miles de niñas con antecedentes de asma, rinitis alérgica, atopias, intolerancia al gluten, enfermedades autoinmunes como lupus e inclusive se vacunaron a niñas que estaban embarazadas o que se embarazaron mientras cumplían con el esquema de tres dosis. Inclusive aquellas que reaccionaron adversamente con la primera dosis no fueron advertidas o identificadas para evitar una segunda inyección so pena de agravarse. Estas imprudencias médicas también sucedieron en otras latitudes. Es famoso el caso de la niña española que murió luego de la segunda dosis de Gardasil porque se ignoró el empeoramiento del asma que sufrío con la primera dosis. Esto terminó en una demanda contra los hospitales que la atendieron. Fueron al menos 3 errores. Vacunar a una persona con asma, no alertar sobre su reacción adversa a la primera dosis, y aplicar la segunda ignorando otra vez su condición asmática y su primera reacción adversa. – En los programas en Colombia, tampoco gozaron de servicios especializados para atender a estos casos de reacciones adversas. Todo lo contrario, amparados por el título de la ley 1626 que decía que la vacunación era obligatoria, se vacunó indiscriminadamente dejando una estela de víctimas que hoy en día claman por justicia y que el Estado sigue ignorando y además les sigue negando un diagnóstico y tratamiento acordes con la evidencia científica. Y lo hizo precisamente durante el mismo gobierno que aprobó la Ley Estatutuaria de Salud que eleva la salud como derecho ciudadano. ¡Qué hipocresía!

Autoinmunidad. Con respecto a la autoinmunidad son muy relevantes los estudios del Dr. Yehuda Shoenfeld quien ha venido estudiando este fenómeno por varias décadas. El Dr. Shoenfeld es el descubridor del Síndrome ASIA, o Síndromes Autoinmunes e Inflamatorios inducidos por Adyuvantes. Este grupo sindromático se refiere a estadíos tempranos de enfermedad autoinmune caracterizados por síntomas inespecíficos y que no se clasifican dentro de ninguna enfermedad autoinmune clásica pero que potencialmente pueden evolucionar a una de ellas. El síndrome ASIA llena un vacío nosológico al identificar con nombre propio una serie de fenómenos inflamatorios y manifestaciones clínicas que suceden luego del ingreso al organismo de un hiper-estimulador del sistema inmune innato. Estos estimuladores crónicos suelen ser agentes foráneos al organismo como los implantes de silicona utilizados para aumentar el busto, o los adyuvantes usados en las vacunas los cuales contienen mezclas de sales de aluminio con algún inductor de la vía de Receptores parecidos a Toll (Toll-like Receptors en inglés) como lípidos o ADN. Estos agentes se caracterizan por reclutar fagocitos y otras células inflamatorias que amplifican las señales inflamatorias mediante la producción de citoquinas e inducción de fenómenos de daño tisular caracterizados por la producción de auto-anticuerpos y linfocitos auto-reactivos. Invocar el Síndrome ASIA en un paciente vacunado que experimenta deterioro de su salud tiene la ventaja de concentrar la atención para investigar lesiones órgano-específicas que pueden caracterizar a una vacuna o su lote en particular. Por ejemplo, las afectadas de Colombia y de países como Dinamarca, Irlanda y Japón a pesar de su diversidad racial amplia, muestran una afección franca del sistema nervioso autonómico que se manifiesta por desmayos o síncope, síndrome POTS y dolor regional complejo o causalgia. Lesiones el sistema nervioso somático se manifiestan como síndrome de Guillain-Barré sin contar las afecciones del Sistema Nervioso Central que se manifiestan como encefalomielitis, mielitis transversa y neuritis óptica en su mayoría. A pesar del encubrimiento por las autoridades de salud, hay suficiente investigación para afirmar que estas condiciones médicas son de naturaleza autoinmune. También la mejoría observada con tratamientos de remoción de anticuerpos como Inmunoglobulina Intravenosa (IVIg), plasmaféresis o farmacoterapia anti-inflamatoria como el uso de corticoides y anti-neoplásicos nos dan la certeza que al inhibir el fenómeno autoinmune se observa mejoría y recuperación parcial de algunas funciones. Precisamente la negación del diagnóstico y tratamiento es lo que hace criminal el encubrimiento y desdén por el daño causado por la vacuna. Estas víctimas de ser tratadas oportunamente podrían recuperar la marcha, recuperar la visión, disminuir los días con dolor debilitante, retornar a la escuela o trabajo, gozar de sueño reparador, y otras funciones indispensables en personas jóvenes que eran sanas y tienen años potenciales de felicidad y productividad.

¿Quiénes están en riesgo? En un artículo importante, el Dr. Yehuda Shoenfeld y sus colaboradores Alessandra Soriano y Gideon Nesher (2014) citan el conocimiento actual para afirmar que ciertos individuos están en riesgo de desarrollar reacciones autoinmunes a las vacunaciones. Se han clasificado en 4 grupos:

  1. aquellos que han reaccionado adversamente a la primera dosis de una vacuna,
  2. aquellos con enfermedades autoinmunnes establecidas,
  3. aquellos que sufren de alergias, y
  4. aquellos que tienen predisposición a sufrir enfermedades autoinmunes por antecedentes familiares, niveles bajos de Vitamina D, ciertos genes, etc.

Esta evidencia debe servir como marco teórico para elaborar protocolos de monitoreo de personas que deben excluirse de vacunación como la del VPH que tiene 2 o 3 dosis y que se aplica a personas por lo demás sanas.

¿Qué ejemplos se conocen? En Colombia, el doctor Juan Manuel Anaya y colaboradores (2015) estudiaron a 3 niñas vacunadas con Gardasil y observaron que una de ellas tenía antecedentes familiares de Diabetes tipo I que es una enfermedad autoinmune, otra tuvo el marcador genético clásico HLA B-27 de enfermedad autoinmune y otra tuvo síntomas reumatológicos severos con la primera dosis. Es claro que de haberse hecho un ‘triage’ o preselección de aquellas niñas con un antecedente ya sea genético, familiar o reacción adversa a la primera dosis, existía la oportunidad de suspender una nueva administración y así evitar mayor daño, o por el contrario proceder con la dosis de refuerzo con la salvedad de ser una decisión sopesada con información y compartida por la familia y los profesionales que asesoran. De eso se trata el Consentimiento Informado. El doctor Anaya y colaboradores concluyen que “la razón balance/riesgo de desarrollar enfermedades autoinmunes con la vacuna VPH no ha sido resuelta todavía”. Y aconseja realizar “un análisis personalizado de cada individuo que incluya una evaluación de autoinmunidad personal y familiar al igual que un monitoreo genético, que debe ser utilizado para estimar mejor la posibilidad de desarrollar Enfermedad Autoinmune luego de la vacunación contra el VPH. Los individuos deben ser informados de sus resultados y deben participar activamente en las decisiones de su salud”. Concluye invocando el principio hipocrático “Desde cualquier punto de vista, la protección de la salud humana debe ser salvaguardada y priorizada”.

Cambio a los protocolos de vacunación. Quizás dichas conclusiones tan lógicas, sensatas y con soporte científico motivaron a la Academia Nacional de Medicina (ANM) a solicitarle al Ministerio de Salud cambiar los protocolos de vacunación (14 de marzo del 2016). En dicha carta la ANM solicita la implementación de protocolos para identificar y excluir de la vacunación a niñas con antecedentes de autoinmunidad ya sea familiares, genéticos, o la presencia de una enfermedad de base. También sugiere un enfoque personalizado basado en el sistema de medicina P5 (conocimiento de cada Población y los factores asociados a las enfermedades, Predicción, Prevención, Personalización y Participación).

Precaución. Las demás recomendaciones de la ANM caben dentro del grupo de precaución teniendo en cuenta que la relación riesgo/beneficio de la vacunación contra el cáncer uterino es controversial o desconocida. También debe investigarse mejor cómo la vacunación VPH contribuye al comienzo o agravamiento de enfermedades autoinmunes sobre la cual existen datos preliminares. Igualmente considera que la latencia tan prolongada del cáncer de cuello uterino frente a la edad temprana de vacunación hace que la efectividad sea inverosímil y exagerada según lo afirma el fabricante y campañas gubernamentales. También llama a la precaución teniendo en cuenta que las personas blanco de esta ‘profilaxis’ son personas sanas que no merecen incurrir en riesgos adicionales. Y pide transparencia de todos los agentes de tal manera que la información publicada pueda ser evaluada según conflictos de interés.

Paradójicamente esta decisión se reversó pues inmediatamente la ANM nombró a un nuevo presidente quien se hizo famoso por enviar una carta ambigua al Ministerio de Salud dejando en la nebulosa la gestión de su predecesor y más bien respaldó incondicionalmente el programa de vacunación fallido. Este acto de auto-censura tiene sus antecedentes.

El reto de Gardasil 9. Otro gran reto que enfrenta la nueva ronda de vacunaciones tiene que ver con Gardasil-9 que es la versión reforzada para su contienda histórica de “Retroceder nunca, rendirse jamás”. Gardasil-9 hereda el pasado sombrío de la tetravalente y también enfrenta retos de eficacia y seguridad.

Eficacia. Estas vacunas no son para prevenir el cáncer cervical, los estudios solo demuestran que previenen temporalmente la infección del virus y algunas lesiones transitorias, inflamatorias, preneoplásicas y en su mayoría reversibles. Estas se denominan Neoplasia Cervical Intraepitelial CIN en estadíos progresivos CIN1, CIN2 y CIN3, de las cuales ninguna es cáncer y solo el 0,18% de las CIN3 puede evolucionar a cáncer invasivo. Entonces no tiene sentido quemar párrafos argumentando la capacidad de Gardasil-9 para prevenir el cáncer cervical pues todo indica que no lo hará y menos si la duración de su efecto es 5 años o 10 a lo sumo.

Efectividad Negativa. Otro gran reto del retorno de Gardasil a los colegios es la efectividad negativa observada en mujeres que fueron positivas al virus VPH al momento de vacunarse. Este punto está bien resumido en los capítulos 7 y 14 del libro “HPV vaccine on trial”, o “El juicio de la vacuna del VPH” de las autoras Mary Holland, Kim Mack Rosenberg y Eileen Iorio.

Eficacia, Efectividad y Efectividad Negativa narradas por Natalia Lozano

El capítulo 7 explica que en los estudios clínicos aquellos individuos que eran negativos al virus VPH ya sea porque eran niñas vírgenes o apenas habían debutado sexualmente, la eficacia para prevenir las lesiones CIN 2 y 3 (Neoplasia Cervical Intraepitelial) era del 95% a 100%. Pero si se miraba a un grupo de niñas más parecido a la población de niñas escolares de la vida real y quienes se vacunaron sin importar si eran positivas o no al virus VPH, la efectividad bajó al 18% o 50% máximo. El capítulo destaca los análisis de otro grupo de jóvenes que eran positivas al ADN del VPH al momento de vacunarse. En éstas se observó que la efectividad era negativa, es decir, ya no prevenía las lesiones CIN 2 y 3, sino todo lo contrario. ¡Las aumentó! El rango de efectividad negativa era del -31% al -48% para las vacunas Gardasil y Cervarix. Eso quiere decir que si se implementa un programa de vacunación en colegios colombianos y no se evalúa la positividad al virus, aquellas niñas que ya son positivas van a tener un aumento de 2 o 3 veces de las lesiones que la vacuna busca prevenir. Si esas niñas no son vigiladas por citología vaginal una parte de ellas podrían terminar con cáncer cervical!. Es decir, que la vacuna no previene el cáncer en las niñas positivas, sino lo aumenta!. ¡Qué peligro!. Me imagino la cola de abogados listos a demandar al Estado por poner en riesgo la salud de niñas y sin siquiera aludir a los efectos colaterales que hicieron famosa a esta vacuna.

¿Mecanismo? Pero ¿cómo se explicaría que la vacuna en lugar de prevenir las lesiones inflamatorias y preneoplásicas las aumente en niñas positivas al virus? El capítulo 14 explica esto de manera concisa. La visión convencional es que los virus libres en las mucosas del cuello uterino pueden infectar más células y así iniciar el proceso de transformación celular que con baja probabilidad puede evolucionar a cáncer. La vacuna al inducir altas concentraciones de anticuerpos neutraliza a los virus disminuyendo el proceso en general. Pero ¿qué pasa si el virus ya está presente y hay altas concentraciones de anticuerpos como las inducidas por la vacuna? Los datos de efectividad negativa sugieren que vacunar a una persona positiva al VPH va en detrimento de su salud.

Altas concentraciones de anticuerpos anti-VPH pueden aumentar la inflamación de células infectadas con el VPH y asi aumentar lesiones premalignas. Es una hipótesis para explicar la efectividad negativa.

El patólogo Dr. Sin Hang Lee tiene una hipótesis interesante. Como especialista en patología, el Dr. Lee ha observado que el proceso tumorigénico en varios órganos sucede a partir de lesiones inflamatorias crónicas que amplifican el número de células portadoras de cambios genéticos y que favorecen el cáncer (mutaciones en oncogenes y anti-oncogenes). La explicación del Dr. Lee para el fenómeno de efectividad negativa es que los anticuerpos estarían aumentando la inflamación en aquellas células que portan el virus de manera persistente y así aumenta la posibilidad de un cambio hacia la neoplasia. Aunque la hipótesis no se ha investigado, el mandato hipocrático “ante todo, no lastimar” obliga a excluir de la vacunación a aquellas niñas que son positivas para el virus antes de recibir Gardasil. Por lo tanto, es irresponsable la recomendación del Colegio Estadounidense de Ginecólogos y Obstetras de vacunar sin importar la positividad al ADN del VPH y también lo es desestimar la verificación de ADN viral en frotis vaginal antes de vacunarse. Lo correcto es precisamente lo contrario y esto se aplica a todos los países con campañas activas de inmunización contra el papiloma humano.

Seguridad. La seguridad o la falta de ella es el punto de mayor interés y es el que hizo famosa a esta vacuna. He aquí algunos datos.

Inmunógenos y adyuvantes de las vacunas VPH. En los estudios clínicos no se utilizaron placebos sino fauxcebos (falsos placebos)

Gardasil-9 produce inmunidad para las dos cepas verrugosas (6 y 11), las cepas oncogénicas (16 y 18) y las demás cepas asociadas al cáncer cervico-uterino (31, 33, 45, 52 y 58). Cada aplicación tiene una masa total de la proteina L1 que es más del doble de la vacuna tetravalente (270 vs 120 microgramos). En cuanto al adyuvante, es más del doble también (500 vs 225 microgramos). Ahí ya hay un problema. Mencionamos al comienzo que el Síndrome ASIA está asociado a la respuesta inmune innata y desencadenada por el adyuvante. ¿Cuál adyuvante? La vacuna Gardasil usa el adyuvante Sulfato Hidroxifosfato amorfo de Aluminio o AAHS por sus siglas en inglés. ¿Tiene algo de especial este adyuvante? Sí, este adyuvante podría ser más tóxico de lo que parece.

La historia de 2 víctimas de la toxicidad de la vacuna Gardasil y su adyuvante AAHS narrada por Erlyn Novoa del Carmen de Bolivar

Las investigaciones del Dr. Sin Hang Lee, un patólogo especializado en estudiar el virus del papiloma humano, ha encontrado que la vacuna Gardasil contiene trazas del ADN viral como contaminante durante el proceso de fabricación. Pero el Dr. Lee también encontró que este ADN está fuertemente unido al adyuvante AAHS de una manera anormal llamada conformación no-B. Los estudios del Dr. Lee lo llevan a pensar que este ADN tan fuertemente unido al adyuvante de aluminio hace que las células inflamatorias tengan dificultad de digerirlo y lo mantienen por tiempo prologando generando un proceso inflamatorio muy severo que puede explicar la toxicidad observada en las niñas vacunadas con Gardasil. Por otra parte, la vacuna Cervarix no contiene ADN pero sí un lípido que fue agregado para cumplir una función similar de activar el sistema inmune innato.

¿Es solo teoría o hay ejemplos reales? La relevancia de lo anterior fueron los hallazgos de restos de vacuna en los vasos sanguíneos del cerebro de una niña neozelandasa que murió 6 meses después de la tercera dosis de Gardasil. El Dr. Sin Hang Lee encontró ADN de la vacuna en el cerebro y bazo de la víctima así demostrando que la vacuna se dispersa por todo el cuerpo dentro de fagocitos que causan inflamación por largos periodos en los tejidos donde se alojan. Los doctores Christopher Shaw y Lucía Tomlienovic detectaron la proteina L1 del VPH 16 en el cerebro de la niña vacunada y los cambios observados eran compatibles con vasculitis la cual se manifiesta por dolor de cabeza que fue el síntoma universal en nuestra encuesta al igual que las niñas danesas. A nivel tisular, la vasculitis cerebral se caracteriza por ruptura de la barrera hematoencefálica facilitando la infiltración de moléculas y células que normalmente permanecen fuera del tejido cerebral, y quizás este sea otro mecanismo de fenómenos inflamatorios y autoinmunes como encefalomielitis. Los análisis anteriores sugieren que el complejo proteína L1 VPH-adyuvante es particularmente tóxico en ciertas personas. El objetivo de un programa de preselección sería evitarle la enfermedad a aquellas cuyo riesgo podemos estimar ahora. Otras no se podrán salvar. Gardasil tiene más del doble de ambos ingredientes y por lo tanto se esperan víctimas de enfermedad y muerte. El objetivo sería minimizar eso.

Nueve razones para desconfiar. Todavía no sabemos si los Ministerios de Salud y Educación utilizarán Gardasil-9 o intentarán agotar los lotes de vacuna tetravalente en inventario. El perfil de Gardasil tetravalente está viciado porque el comparador utilizado fue el adyuvante de aluminio que tuvo similar toxicidad a la vacuna completa. Pero hay muchísimos más detalles, y por eso sugiero leer el libro “El juicio de la vacuna del VPH” para entender este tema tan complejo. De este libro precisamente podemos extraer unos datos de Gardasil 9 (nanovalente).

Gardasil 9 fue aprobada en los EE.UU a finales del 2014 y en Colombia el INVIMA le dio licencia en Junio del 2017. Como dijimos, Gardasil 9 tiene más del doble de proteina L1 y adyuvante el cual se ha asociado a Síndrome ASIA. Entonces surge la pregunta: ¿Podemos confiar en los estudios de seguridad de Gardasil 9? La respuesta corta es no. Miremos los siguientes datos.

El único estudio realizado con placebo inerte fue el protocolo V503-006 que estudió mujeres de 16 a 26 años que ya habían recibido vacuna tetravalente Gardasil. Estos datos no se pueden extrapolar a la población de niñas escolares que no han recibido Gardasil antes. Esto es un problema serio. Pero hay otros.

En el protocolo V503-006, 618 mujeres recibieron Gardasil 9 y 306 mujeres recibieron solución salina. Recibieron 3 dosis, la última luego de 6 meses de la primera. La inmunogenicidad de la vacuna y perfil de eventos adversos se evaluaron durante este corto tiempo más un mes adicional (6+1=7 meses). Al final del estudio se les ofreció a las 306 personas que recibieron solución salina vacunarse con la nanovalente pero solo participaron 102 que recibieron al menos una dosis de la vacuna nueva. Es decir, del conjunto total, un 78% de las participantes recibieron 2 vacunas VPH (tetravalente y nanovalente)(618+102 / 618 +306). No quedó nadie contra quien comparar ni para vigilar por la aparición de eventos adversos serios como el síncope disautonómico, dolor regional complejo, Síndrome de Guillain-Barré, falla ovárica prematura, etc. En conclusión, estos datos muestran que va a ser imposible saber el perfil de seguridad a largo plazo de Gardasil-9, primero porque se reclutó a una población ya vacunada con Gardasil tetravalente, y luego el 78% de las participantes recibieron la nueva vacuna nanovalente y el restante 22% no participó en el estudio de extensión. Es decir, no hay nadie contra quién comparar y no se puede determinar la aparición de eventos adversos atribuíbles a la vacuna nanovalente. En mi concepto, esta no llena los requisitos mínimos de seguridad y nunca debió aprobarse. Pero aún se pueden salvar vidas.

Pronóstico. En ausencia de un moratorio a la vacuna VPH hasta la superación de los retos nombrados, pronto veremos nuevos focos de afectadas. Es esperable por la toxicidad de la tetravalente como lo advirtió oportunamente el periodista Mario Lamo en su blog que fue censurado antes que la Ley 1626 fuese aprobada en el 2013. Con más veras sucederá con la nanovalente que contiene el doble de inmunógeno y adyuvante. Es posible que la nueva inmunización solo se aplique en 2 dosis y por lo tanto va a ser crucial identificar a aquellas niñas que desarrollen síntomas luego de la primera dosis para evitarles el golpe fatal del refuerzo vacunal.

En general, si el retorno de Gardasil aspira a ser popular, deberá caracterizarse por:

  1. Ser voluntario según enmienda a la Ley 1626 del 2013
  2. Admitir la enfermedad que la vacuna tetravalente produjo en las vacunadas colombianas y dicho análisis deberá correlacionarse con víctimas del resto del mundo.
  3. Dar consentimiento informado basado en un perfil real según reacciones adversas actualmente denegadas. Ni siquiera se ha admitido reacción psicogena que es el dictamen que reciben las vacunadas contra el VPH.
  4. Implementar una encuesta de antecedentes familiares, médicos y de alergias para excluir de la vacunación a aquellas jóvenes con historia de condiciones predisponentes a una reacción adversa, atopia o enfermedad autoinmune tal como la Academia Nacional de Medicina lo recomendó. Brindarles las prevención más efectiva que es la citología vaginal (frotis de Pap)
  5. Implementar un protocolo de tipificación del VPH en frotis vaginal para aquellas niñas o mujeres que sean activas sexualmente y deseen vacunarse. De salir positivas para el virus, deben decidir si proceden o rehusan la aplicación a sabiendas del riesgo de efectividad negativa. Elaborar un video por un científico que explique el fenómeno de efectividad negativa observada en ensayos clínicos. También debe acompañarse de un artículo científico actualizando del mismo fenómeno.
  6. Implementar un sistema de detección ágil de reacciones adversas en las vacunadas, quizás similar al ESAVI pero con énfasis en aquellas que reciben su primera dosis. Debe documentarse su reacción e inmediatamente suspender la aplicación de la siguiente dosis si fue adversa. La Academia Nacional de Medicina también aludió a esta estrategia. Un grupo de las que reaccionan adversamente y otro grupo de las asintomáticas serán invitadas a participar en un estudio más profundo de marcadores inflamatorios y riesgos prevacunación al igual que otras variables detectadas luego de la vacunación (Punto 9 y 10 abajo).
  7. Asignar dineros para un fondo de compensación para las niñas lastimadas por la vacunación. El fabricante debe aportar la mayoría de los dineros. Las aseguradoras de salud no podrán excluir enfermedad postvacunal. El fabricante ayudará económicamente a apoyar a aseguradoras privadas y del Estado.
  8. Formar un grupo de especialistas en las ramas más relacionadas con las complicaciones que sufrieron las niñas colombianas. Estos en preferencia deben ser neurólogos, cardiólogos, inmunológos, reumatólogos, y otros según otras enfermedades menos frecuentes como hematólogos, oftalmólogos, endocrinológos y otros. Esto ya había sido ordenado por el Consejo Superior de la Judicatura del 2015 pero no hubo cumplimiento.
  9. Formar un grupo de investigadores para entender la enfermedad asociada a la vacuna Gardasil. Voy a tratar este tema en la próxima entrega.
  10. Seguimiento a largo plazo. Es obvio que si se va prestar atención a las afectadas que surjan durante la primera o segunda dosis, se debe hacer seguimiento a largo plazo para documentar las lesiones y el tipo de enfermedad. Esto es algo deseable aún bajo el escenario que la vacuna VPH sea un caballo de Troya y contenga gato encerrado. Miraremos este punto en la próxima entrega.

En la segunda entrega analizaremos los siguientes errores y retos de la vacunación con Gardasil y otros comentarios de rigor.

  • Ausencia de una red de especialistas e investigadores para atender la enfermedad orgánica causada por estas vacunas.
  • Uso de estrategias de desinformación, bloqueo al acceso a la salud, uso de rótulos de enfermedad mental.

5 comentarios sobre “El regreso tenebroso de Gardasil a escuelas y colegios de Colombia (2019). Parte 1 de 2.

  1. mar. 21 mayo, 2019 22:08
    Ministerio de Salud ordenará acciones legales contra padres antivacunas

    En el marco del avance a nivel mundial de enfermedades que se encontraban erradicadas, como el sarampión, el Ministerio de Salud manifestó su preocupación sobre los movimientos antivacunas, y planea ordenar acciones legales contra padres que rechacen la inmunización de menores.

    Uno de los argumentos a favor, es que la ley obliga a los profesionales de salud a velar por la salud de menores de 18 años, más allá de las decisiones tomadas por sus madres y padres. La constitución también establece que las inyecciones que están dentro del calendario de vacunación, son obligatorias.

    Entre estas últimas, está la vacuna contra la influenza, enfermedad que ha cobrado la vida de siete personas en el país solo en la última semana; ninguna de ellas, inmunizada.

    https://www.canal9.cl/programas/noticias/2019/05/21/ministerio-de-salud-ordenara-acciones-legales-contra-padres-antivacunas.shtml?fbclid=IwAR26iZ9pDgeOgYc20P5FUVJQXS6HbkXioOT-CvfQU-tJcsaVZud9cnD9iEo

  2. https://www.elcolombiano.com/colombia/los-movimientos-antivacunas-un-riesgo-para-colombia-y-el-mundo-IH10603586

    elcolombiano.com
    Los movimientos antivacunas, un riesgo para Colombia y el mundo
    Richard Aguirre Fernández
    5-7 minutes

    Cuando se habla de vacunación no se debe bajar la guardiay las autoridades de América Latina lo tienen claro. Por esto, el mundo encara un reto que puede afectar la salud de los ciudadanos: los movimientos antivacunas que, a través de información falsa, desvirtúan efectos en la salud en quienes las reciben.

    Un informe de enero pasado de la Organización Mundial de la Salud (OMS) los calificó como uno de los 10 riesgos para la salud, entre los que también se destacan contaminación, ebola, VIH y dengue.

    El asunto retoma vigencia este sábado, día nacional de vacunación, y jornada final de la semana de vacunación de las Américas, promovida por la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

    Algunos logros

    De acuerdo con la OMS esta estrategia ha permitido la vacunación de 740 millones de personas en las Américas en los últimos 17 años que se ha conmemorado, consecutivamente, esta semana, que ha permitido eliminar o controlar seis enfermedades prevenibles por vacunación como poliomielitis, sarampión, rubéola, difteria y tosferina.

    El Ministerio de Salud, al finalizar abril, tiene la meta de inmunizar a 336.000 niños menores de 6 años de edad, 56.000 gestantes y 10 mil adultos de más de 60 contra 26 enfermedades altamente transmisibles, como poliomielitis, tuberculosis, hepatitis, entre otras.

    El ministro de Salud, Juan Pablo Uribe, invitó a los colombianos para que “acudan a los cuatro mil puntos de vacunación dispuestos” y agregó que, el gran reto nacional, es “llegar a coberturas superiores en aquellos lugares de difícil acceso y estamos tomando las medidas para ello”, teniendo en cuenta que, en general, en el país la cobertura de vacunación es del 96 %.

    José Quintini, director médico del laboratorio Sanofi Pasteur para Colombia y Perú, reseña que la vacunación no solo tiene un efecto individual, sino que, en los grupos en los que se encuentren quienes las reciben, genera un efecto conocido como inmunidad de rebaño. “Si el 25 % de la población está vacunada, es difícil que la enfermedad trascienda”, indicó.

    ¿Por qué hay peligro?

    Para la OMS, los movimientos antivacunas son un riesgo porque, pese a que la efectividad está comprobada científicamente y respaldada por diferentes instancias y organizaciones médicas, estos movimientos publican información falsa, en algunos casos, de manera sutil, para que en redes sociales se propague esta información.

    El informe de la OMS sostiene que “la reticencia o la negativa a vacunarse amenaza con revertir los progresos realizados en la lucha contra las enfermedades prevenibles”.

    Gloria Inés Sánchez Vásquez, directora del grupo de Investigación Infección y Cáncer, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia, señala que “no es nuevo que se registren este tipo de movimientos” que intentan desvirtuar la información científica. Agrega la investigadora, en la actualidad, con la masificación del internet, “las noticias falsas se vuelven más creíbles y estos grupos consiguen entregar su mensaje”, lo que se traduce en desinformación.

    Por su parte, Quintini añade que hay un tercer grupo, que no es ni pro ni antivacunas, pero que “duda”. “Son personas que no están convencidas sobre la vacunación, pero que tienen dudas porque les llegó información no precisa relacionada con la realidad”, indica Quintini.

    Además, dice que el mensaje que debe quedar claro es “educar a los profesionales de la salud para que escuchemos y respondamos las dudas de los usuarios” y, a los usuarios, que solo acaten la información de las autoridades oficiales, como el Ministerio de Salud en Colombia.

    Regreso de enfermedades

    La no vacunación, ya sea por temor o ausencia de vacunas, como sucede en Venezuela, de donde desde 2016, según la Organización de Naciones Unidas (ONU), han salido alrededor de 3,4 millones de personas, según la ONU, provoca que enfermedades como sarampión o difteria vuelvan a estar en el panorama.

    Por ejemplo, el informe “La emergencia humanitaria en Venezuela”, publicado el 4 de abril pasado por Human Rights Watch (HRW), señala que “entre 2008 y 2015, solamente se registró un caso de sarampión (en 2012). Desde junio de 2017, se han informado más de 9.300 casos de sarampión, de los cuales se confirmaron más de 6.200”.

    HRW indica que pese a que no se habían registrado casos de sarampión en Venezuela entre 2008 y 2015, salvo uno en 2012, desde junio de 2017 se evidenció el nuevo brote.

    Ante esto, Quintini destaca que el fenómeno migratorio sí ha influido en la reaparición de estas enfermedades y naturalmente, como los ciudadanos están migrando, al no tener los esquemas de vacunación, llevan consigo las enfermedades, como sucedió en Colombia y en general en América Latina el año pasado, cuando hubo un pico de casos, que hasta noviembre pasado llegó a alrededor de 10.000 casos entre Colombia, Brasil, Ecuador, Perú y Argentina, países receptores

    La Gobernación indicó que entre 8:00 a.m. y 4:00 p.m. habrá disponibilidad para que los antioqueños accedan a la jornada de vacunación este sábado en los 125 municipios del departamento. La Secretaría de Salud resaltó que espera cumplir con la meta de vacunar a 29.000 antioqueños. La Gobernación también resaltó que cuenta “con más de un millón de dosis para vacunar la población que lo requiera”. En Medellín, según indicó la Alcaldía, serán instalados 100 puestos de vacunación. El año pasado, según la administración, se aplicaron sin costo 1.030.254 dosis de vacunas.

  3. http://pequelia.republica.com/especiales/los-libros-sobre-vacunas-y-autismo-sin-rigor-cientifico-desaparecen-de-amazon.html

    Especiales
    Los libros sobre vacunas y autismo sin rigor científico desaparecen de Amazon

    Amazon ha tenido que retirar estos libros de beneficios para las madres por diferentes motivos

    Ariadna Resua 29 may 19

    Desaparecen estos libros de amazon

    En un escenario en el que abundan los contenidos tanto en la web como en redes sociales, a pesar de ser un beneficio, las personas se ven expuestas al peligro de la desinformación, pues no siempre lo que se ve, se escucha y se lee es cierto. De hecho, recientemente Amazon, el gigante del e-commerce, decidió tomar cartas en el asunto ante este fenómeno y retirar de su catálogo los libros sobre vacunas y otros temas que no han sido comprobados.
    El trasfondo del retiro de los libros sobre vacunas

    Inicialmente, Facebook recibió una carta emitida por la Academia Americana de Pediatría (AAP) en la cual los exhortaron a frenar la propagación de información antivacunas, llegando entonces a pronunciarse y generar un movimiento que alerta sobre el peligro de difundir información falsa y mitos sobre la vacunación.

    De allí, que Amazon, -plataforma que inició comercializando libros en línea- se unió a la causa y decidió hacer revisión de su catálogo. Con esta acción decidieron ir contra la información falsa, llegando a eliminar los libros sobre vacunas, así como de otros temas relacionados a la salud como el autismo. La medida de Amazon no solo abarcó bibliografía, sino también el retiro de documentales que promueven “curas”, teorías falsas e información errada.
    La importancia de la vacunación

    Aunque en la mayoría de países del mundo, la vacunación es un procedimiento que permite salvar millones de vidas al año, la evidencia científica de sus beneficios ha llegado a ser numerosa, pero no en su totalidad se trata de investigaciones reales y comprobadas, en muchos casos circulan informes erróneos y libros sobre vacunas que se propagan con rapidez por la internet, dando fuerza a aquellas comunidades que se oponen a esta práctica médica.

    De hecho, con el tiempo, han surgido cada vez más libros sobre vacunas en los cuales se exponen los tipos de vacunas que existen, sus bondades, el carácter obligatorio que llegan a tener en algunos países para que los niños tengan acceso a la educación, y que incluso, dan una multa a aquellos padres que no lleven a sus hijos a recibir sus vacunas.

    Ante la creciente comunidad antivacunas que ha surgido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya incluyó este movimiento antivacunas, entre las 10 amenazas para la salud mundial en 2019, ya que, como resultado, en los últimos años han resurgido enfermedades que ya se creían erradicadas, lo que pone en riesgo a la población mundial.
    El movimiento en redes sociales

    Lo que comenzó con Facebook como una estrategia para concienciar a quienes se oponen a la vacunación, va creciendo poco a poco y convirtiéndose en un movimiento que busca reducir y eliminar el contenido visible en la web y en las redes sociales, donde muchos libros sobre vacunas apuntan a información falsa. La información errónea ya parece ser parte del día a día, lo que deriva en que las personas desconozcan el panorama real de lo que es la vacunación, afectando así la salud mundial.

    Muchos países se han sumado al movimiento pro vacunas, incluso las redes sociales más populares, Facebook por su parte, combatirá toda información errónea que se publique en su plataforma, reducir la distribución de la misma y ofrecer información oficial sobre este tema: se eliminarán grupos que difundan información sobre vacunas, publicidad que promueva la desinformación, no se recomendarán contenidos relacionados pero sí se buscarán nuevas formas de compartir contenido educativo especializado en vacunación.

    Incluso procederían a eliminar aquellas publicaciones que sean desmentidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) o por el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).

    Lo que busca esta gran red social, es romper con la desinformación que abunda en este tipo de plataformas y contrarrestar la información falsa, pues en este tipo de medios los contenidos se propagan con facilidad, por lo que se espera que este movimiento siga creciendo y cesen las publicaciones antivacunación.
    Dentro de la iniciativa

    La AAP ha buscado ayuda en las redes sociales como medio informativo para alertar y concienciar a la población mundial, de allí que han buscado respaldo no solo de Facebook sino también de Pinterest, Google y Amazon, que sí se unió al llamado por cuenta propia. Todas estas webs de gran proyección y popularidad ofrecerán mejores herramientas, compartirán libros sobre vacunación, contenidos y materiales educativos de soporte científico.

    Amazon llevó la propuesta a otro nivel, pues notaron que una gran comunidad relaciona erróneamente el autismo con la aplicación de vacunas, por lo que procedieron a retirar todo el material que se encontraba disponible sobre ambos temas, pues según investigaciones fidedignas no existe relación entre la vacunación y dicha condición.

    Algunos de los libros sobre vacunas que fueron eliminados de Amazon fueron: Combate el autismo (Fight Autism and Win) y Curando los síntomas conocidos como autismo (Healing the Symptoms Known as Autism). Aunque también del servicio Amazon Prime -dedicado a la transmisión de series y películas vi streaming- procedieron a eliminar ciertos documentales como “Vaxxed”, una producción basada supuesto estudio que relacionaba las vacunas y el autismo, que luego se descubrió era un fraude.

    Aunque se trata de acciones pequeñas, no desestima que puedan ser los primeros pasos para erradicar la deformación en la red.

Deja un comentario - Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s