Parte II. De María José con amor, a las niñas del Carmen de Bolívar.

Recapitulando

En un anterior articulo mostramos como María José quien gozaba de excelente salud desarrolló una enfermedad súbita luego de aplicarse 3 dosis de la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH). Esta enfermedad consistió en un proceso inflamatorio con múltiples dolores de su cuerpo y enfermedad autoinmune que ha dañado prematuramente sus articulaciones y sistema nervioso periférico con impactos devastadores en su trabajo, hogar y actividades sociales. Son frecuentes los desmayos al ponerse de pie e intolerancia al frío y calor explicables por daño al sistema nervioso autonómico. En el sistema nervioso somático se evidencia pérdida de la fuerza y sensibilidad de sus miembros que ha limitado sus funciones de madre trabajadora, esposa y actividades sociales y deportivas. Su sueño y capacidad cognitivas han sido seriamente menoscabadas con una calidad de vida totalmente desmejorada. El impacto es catastrófico.

Síndrome ASIA

Vimos también que según su historia clínica, María José reúne los criterios principales del diagnóstico de Síndrome ASIA. De hecho, podemos decir que su caso es de los primeros reportados oficialmente como Síndrome ASIA en una mujer colombiana por la vacuna VPH.  El otro caso es una niña de 13 años diagnosticada por el Servicio de Toxicología del Hospital Universitario del Valle que además tuvo compromiso del Sistema Nervioso Central o Mielitis Transversa. El Síndrome ASIA se caracteriza por síntomas como los experimentados por María José en personas expuestas a los adyuvantes de vacunas y que causan estimulación crónica del sistema inmune. Mientras la estimulación persista igualmente persistirán los síntomas inflamatorios y de naturaleza autoinmune. Por el contrario, si el estímulo inflamatorio es retirado o se disminuye farmacológicamente, los síntomas pueden mejorar pero es posible que quede memoria y termine convirtiéndose en una enfermedad autoinmune clásica.

SIGNIFICADO: Hacer el diagnóstico de Síndrome ASIA es un paso adelante al de continuar hablando de “los síntomas causados por la vacuna VPH” . Es un paso adelante porque pone sobre la mesa una entidad nosológica aceptada en círculos científicos y académicos para contrarrestar el poder de propaganda del Estado que despliega como cheque en blanco un perfil inexistente de seguridad en cada uno de los lotes de vacuna y además bombardea a los colombianos con declaraciones de expertos de pacotilla y cuyos conflictos de interés avergonzarían al más humilde funcionario. Curiosamente todo esto sucede en la era post-genómica o sea aquella que gracias a los avances en la biomedicina nos permiten conocer la secuencia del material genético humano y de cientos de especies. En esta época de grandes avances científicos, el Estado colombiano impone una inmunización masiva para prevenir enfermedades no-epidémicas y en el proceso causa una epidemia de reacciones adversas cuyo diagnóstico de ‘psicogenia masiva’ parece sacado de la Edad Media. Hay dolo en su accionar pues los diagnósticos psicológicos solamente se consideran cuando todas las causas biológicas o de otra índole hayan sido plenamente descartadas. Yno lo están pues actualmente el Síndrome ASIA es nuestra mejor hipótesis de esta enfermedad tan devastadora en personas tan jóvenes.

En este artículo vamos a establecer con mayor solidez la naturaleza orgánica de los síntomas que la vacuna VPH causó en el cuerpo de María José. Utilizaremos los exámenes practicados por competentes especialistas colombianos para mostrar como el origen de su enfermedad tiene una base inflamatoria con daño real a estructuras y órganos esenciales para la vida y desempeño de una persona sana. De paso educaremos a madres y víctimas sobre estas pruebas que les permitirán abordar mejor sus casos individuales y salir de la penumbra que su gobierno extiende a través de los medios de información. Esperamos superar ‘los síntomas de la vacuna VPH’ para hablar del ‘Síndrome ASIA’, un trastorno aceptado en círculos académicos y científicos como resultante de la inmunización con vacunas adyuventadas.

Estudio del síncope.

Comencemos con el diagnóstico de los desmayos (síncope) o sensación de mareo (presíncope) que es uno de los que más inhabilitantes para María José. El síncope sucede cuando María José se pone de pié ya sea habiendo estado sentada o acostada. Súbitamente experimenta la sensación de mareo y con frecuencia pierde el equilibrio y a veces pierde la conciencia también . Al principio los médicos pensaron que la glucosa o el azúcar que alimenta al cerebro estuviese escaso (hipoglicemia). Lo midieron innumerables veces y siempre fue normal.

Esta mujer tiene en su brazo el manguito inflable en el brazo para medir la tensión arterial y debajo de la blusa tiene las derivaciones del electrocardiograma (EKG) para detectar la actividad eléctrica del corazón. Todo se registra en un aparato electrónico llamado Holter (pronunciado ‘jolter’) para detectar cambios repentinos del corazón o la presión durante 24 horas.
Esta mujer tiene en su brazo el manguito inflable para medir la tensión arterial y debajo de la blusa tiene las derivaciones del electrocardiograma (EKG) para detectar la actividad eléctrica del corazón. Todo se registra en un aparato electrónico llamado Holter (pronunciado ‘jolter’)  y captar cambios repentinos del corazón o la presión durante 24 horas.

Sospechando que le faltara sangre a su cerebro por baja presión arterial, los médicos solicitaron el examen Holter de 24 horas con medición de la presión arterial cada 10 minutos de tal manera que quedara registrada si sucediera un desmayo. El aparato se utiliza para registrar permanentemente la actividad eléctrica del corazón en personas con arritmias cardíacas. En efecto, este aparato detectó uno de sus desmayos,  A María José se le bajó la presión arterial y la frecuencia cardiaca. Los médicos llaman esto un episodio vasovagal. El examen dio positivo.

Para confirmar el origen vasovagal del síncope de manera más directa, en este caso saber si el problema es de origen cardiaco por falla del sistema simpático, los médicos practicaron el examen de Mesa Basculante (tilt table test). Abajo aparece como se realiza el test. Consiste en que la niña o mujer se acuesta en una mesa y se aferra mediante correas y bandas. La mesa se inclina a diferentes ángulos hasta un máximo de casi 70-80 grados casi como si estuvieras de pié. A medida que la mesa basculante inclina el cuerpo, la sangre que estaba en la cabeza baja a las piernas por efecto de la gravedad. Normalmente el corazón y los vasos arteriales elevan la presión arterial con la poca sangre en la parte superior del cuerpo y no hay síntomas. Pero si hay daño de los nervios simpáticos, a pesar que el cerebro note el bajón de presión, dicha señal no le llega al corazón y la presión sigue bajando hasta causar el síncope. A veces el desmayo sucede con la simple inclinación de la mesa basculante, pero con frecuencia es necesario provocarlo con un vasodilatador venoso para que más sangre se acumule en la parte baja del cuerpo. De cualquier manera el examen busca evaluar la capacidad que tienen el corazón y los vasos arteriales para mantener la presión arterial con la poca sangre que aún queda en la parte superior del cuerpo. Si el sistema simpático está dañado como en el caso de María José, sus nervios no pueden transmitir señales a los vasos arteriales para que se cierren y el corazón tampoco puede aumentar la frecuencia y fuerza de contracción (es decir hay falla en el cronotropismo e inotropismo).

TiltTableTesting

A María José le salió positivo el test de Mesa Basculante lo cual confirma el daño sobre el sistema simpático causado por la desmielinización de sus nervios que han afectado también otros nervios del sistema autonómico incluyendo a los parasimpáticos al igual que los del sistema periférico somático como veremos a continuación.

 

Velocidad de Conducción Nerviosa (VCN).

Nerve_Conduction_Velocity_Calculation
Extraído de Wikipedia (sin permiso, si ya sé, típico)

Debido a la pérdida de fuerza y sensibilidad en brazos y piernas que María José experimentó luego de la vacuna VPH, la sospecha de desmielinización de sus nervios era muy fuerte. La mejor manera de comprobarlo es examinar directamente el nervio a través de potenciales eléctricos y medir su velocidad de conducción como se ilustra en la animación.

Se escogen 2 puntos sobre un nervio, se estimula en un extremo mientras en el otro se registra el tiempo que tarda en transmitirse la señal, y se calcula la velocidad de conducción según la distancia entre los puntos. La velocidad normal en los brazos es de 50 metros/segundo o más. Si es menor se dice que hay desmielinización.

María José tuvo velocidades por debajo de valor normal que hacen el diagnóstico de desmielinización de nervios periféricos. La mielina y en el aislante del nervio son muy importantes porque permiten que el estímulo eléctrico se propague más rápido. Por ejemplo en el diagrama de abajo se observa que el potencial eléctrico arranca en el extremo derecho y se desplaza por cada punto del cablecito de la célula (axón) hacia la izquierda. Este tipo de conducción es lento y es como si contaras de 1 en 1 hasta 100. Por el contrario, si la neurona está sana, mielinizada y contiene su aislante normal, el estímulo eléctrico puede saltar ‘por las montañitas’ y es como si contaras de 10 en 10 hasta 100. Por supuesto es más rápido de la última manera y es la situación normal.

neuricon
Potencial de acción de una neurona mielinizada o desmielinizada (ver texto para explicación)

Si el grado de debilidad muscular es tan severo como para considerarse parálisis conviene simultáneamente hacer la Electromiografía (EMG) que es un examen para saber si es el nervio o el músculo tienen problemas. Es posible que la inflamación producida por la vacuna cause inflamación de varios músculos (polimiositis) lejos del sitio de vacunación o en el sitio de vacunación (miofasciitis macrofágica). Y también debido al proceso de desmielinización y denervación, el musculo puede exhibir actividad espontánea consistente en fibrilaciones (experimentada por el paciente como fasciculaciones). Los estudios de Velocidad de Conducción Nerviosa se suelen hacer junto con la Electromiografía para mejor interpretación de ambas pruebas.

Inflamación

La inflamación es una de las pruebas más fáciles y a la vez una de las más difíciles. ¿fácil por qué? Demostrar inflamación en medicina es muy fácil porque su detección representa uno de los pilares sobre los cuales se asienta gran parte del conocimiento médico actual. Todo médico reconoce los 5 signos cardinales de la inflamación consistentes en dolor, rubor, calor, tumefacción y pérdida de la función y no es necesario tenerlos todos para diagnosticar inflamación. Cualquier médico puede dictaminar a los dolores y pérdida de la función de los miembros evidentes en la historia de María José como inflamatorios. Esto no tiene ningún reto diagnóstico pues por diseño ¡la vacuna es un agente inflamatorio!.blood

Bueno ¿y por qué difícil? Es difícil porque más del 50% de la praxis médica consiste en entender la inflamación y hemos acumulado un enorme acervo de información. Si nos preguntamos qué moléculas o células podemos medir para demostrar que la vacuna VPH produjo inflamación en el cuerpo de María José, la cantidad de respuestas equivaldrían al número de entradas de un diccionario de cualquier idioma. Es simplemente enorme. Para no complicar las cosas vamos a utilizar 2 exámenes muy populares, robustos y económicos utilizados en cualquier laboratorio clínico del más humilde hospital.

El cuadro hemático y la velocidad de sedimentación globular (VSG) o eritrosedimentación.

En la historia clínica de María José encontramos consistentemente y repetidamente elevaciones en el número de leucocitos /glóbulos blancos circulantes (mayores de 10.000/mm3) y elevaciones marcadas en la eritrosedimentación. Ambos pruebas se consideran marcadores sistémicos de inflamación o sea que la inflamación está presente en todo el cuerpo, en cada mililitro de su sangre. Pero si quisiéramos ser sofisticados y medir cualquier reactante de fase aguda, marcador de respuesta inmune innata o adaptativa, o de citoquinas, quimoquinas o autocoides, tendríamos tantas opciones que podríamos quebrar a cualquier EPS (Empresa Prestadora de Salud = Aseguradora; agente intermedio entre el paciente y médico).

Entonces hay evidencia irrefutable tanto clínica como paraclínica que María José sufre una inflamación a causa de la vacuna.

Resumiendo María José tiene los siguientes exámenes positivos:

  • Holter 24 hr + Presión Arterial
  • Mesa Basculante (tilt-table testing).
  • Velocidad de Conducción Nerviosa (VCN+EMG).
  • Inflamación sistémica (Hemograma-VSG)

Y haber salido positiva para estos exámenes junto con la evidencia clínica de síntomas, sus diagnósticos principales son:

  1. Síncope Neurocardiogénico por Desmielinización del Sistema Nervioso Periférico Autonómico por Inflamación sistémica inducida por la inmunización con la vacuna adyuvantada del Virus de Papiloma Humano
  2. Síndrome de Motoneurona Inferior por Desmielinización del Sistema Nervioso Somático por Inflamación sistémica inducida por la inmunización con la vacuna adyuvantada del Virus de Papiloma Humano
  3. Síndrome ASIA
  4. Múltiples disautonomías del sistema nervioso simpático y parasimpático.

CONCLUSIÓN GENERAL:  La enfermedad que sufrió María José por la vacuna VPH es de causa orgánica y no psiquiátrica.


El caso clínico de María José al igual que el de cientos de niñas y mujeres pareciera ilustrar una enfermedad totalmente nueva que al gobierno colombiano le encantaría desconocer como enfermedad psiquiátrica o finalmente endilgársela a alguna susceptibilidad individual en sus genes o exposiciones medioambientales.

Gerald R. Ford Library White House Photograph B1874-7A; 600dpi s
El expresidente estadounidense Gerald Ford  invitando a la vacunación masiva (1976).

Pero quizás convenga recordar los antecedentes históricos de enfermedad desmielinizante y paralizante luego de inmunizaciones masivas con ciertos lotes de vacunas adyuvantadas. En 1976, en la base militar del Fuerte Dix en los EE.UU. 2 soldados murieron de gripa porcina que terminó infectando a un total de 76 soldados quienes finalmente se recuperaron. La enfermedad nunca salió de la base militar. Sin embargo el gobierno de los EE.UU. temiendo una epidemia aplicó 45 millones de dosis de varios lotes de vacuna contra la gripe porcina en todo el país lo que condujo a la aparición de 581 casos del Síndrome de Guillain-Barré, una enfermedad autoinmune caracterizada por la desmielinización de los nervios somáticos inducida por la vacuna. Esto equivalió al aumento en 400-800 % del número de casos de esta enfermedad en ausencia de esta vacunación. Entonces la búsqueda de susceptibilidades individuales pudiera ser un proyecto atractivo en inmunogenética, pero es claro que poner en riesgo innecesario a poblaciones grandes conlleva a un aumento en el número de eventos adversos. Decir que la vacuna del VPH es completamente segura es irresponsable pues la historia y otras tantas pruebas nos demuestra que no lo es.

María José dedicó su caso clínico para contribuir a la investigación y esclarecimiento de las causas que afectan a las niñas del Carmen de Bolívar y otras niñas y mujeres colombianas, latinoamericanas y del resto del mundo.

Anuncios

7 thoughts on “Parte II. De María José con amor, a las niñas del Carmen de Bolívar.

Deja un comentario - Leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s